Resulta sumamente preocupante la denuncia que ha hecho el alcalde de San Vicente del Caguán, Caquetá en el sentido de que el terrorista de las Farc y prófugo de la justicia, alias “El Paisa” está extorsionando a la empresa petrolera Emerald Energy. 

Como es sabido, ese jefe terrorista, que es recordado por su sadismo, no le ha puesto la cara a la JEP, tribunal que de manera insólita se ha limitado a enviar cordiales notificaciones, cuando hace mucho tiempo debió decretar su expulsión para efectos de que la justicia ordinaria proceda a su captura.

La JEP trata con guantes de seda y subordinación a los terroristas de las Farc. Se vio en el caso del narcotraficante Jesús Sántrich y se ha repetido con el genocida, alias “El Paisa”.

De acuerdo con la denuncia del alcalde de San Vicente, “El Paisa” ha ordenado atentados terroristas contra equipos y vehículos de la empresa petrolera que de manera valiente se ha negado a pagar las extorsiones exigidas por ese facineroso que se encuentra refugiado en la zona de Miravalle, la cual fue creada por el gobierno de Juan Manuel Santos para recibir a los desmovilizados de las Farc que estén en proceso de reincorporación a la vida civil.

El gobierno del presidente Duque tiene una posición firme de respeto a la desmovilización de la base que hizo parte de la banda terrorista Farc, pero no tiene la más mínima consideración con los integrantes de esa estructura ilegal que reincidan en el delito.

Así las cosas, lo que procede es el cierre inmediato de la zona de Miravalle, pues resulta totalmente intolerable que ese espacio territorial sea utilizado como guarida para la planificación y ejecución de actos criminales como los que está liderando el terrorista alias “El Paisa”.

Los capos de las Farc “El Paisa”, Márquez y Sántrich

Iván Márquez y “El Paisa” deben ser declarados como objetivos de alto valor por parte de la Fuerza Pública. Su reincidencia en el crimen es evidente, y el gobierno no puede permitir que logren consolidarse como los cabecillas máximos de las denominadas “disidencias”, que no son otra cosa que el grupo que deliberada y calculadamente dejaron las Farc para poner en práctica la vieja doctrina comunista de la combinación de todas las formas de lucha.

El Estado colombiano tiene la capacidad de ejercer control sobre la totalidad del territorio nacional. Uno de los aspectos que causó más rechazo del acuerdo entre Santos y los terroristas de las Farc, fue la creación de las denominadas zonas veredales, pues desde siempre se supo que aquellas, al cabo del tiempo, podrían terminar convertidas en pequeñas “republiquetas” de los terroristas. 

Y gracias a la valerosa denuncia del alcalde de San Vicente del Caguán, hoy el país tiene la certeza plena de que alias “El Paisa”, desde Miravalle, se ha consolidado como el más de los peligrosos y sanguinarios reincidentes de la banda criminal Farc. Frente a esa desafiante situación, no queda camino distinto que el de descargar sobre ese bandido toda la fuerza estatal disponible. 

@IrreverentesCol

Publicado: junio 13 de 2019