La marcha del 21 de noviembre está promovida por el sentimiento moral de inconformismo, suscitado por los argumentos contradictorios de sus organizadores, el punto de inflexión radica en la expansión de sentimientos que buscan desestabilizar al gobierno nacional con la máxima: “no es suficiente el dinero ni los esfuerzos de Estado para mantener la estabilidad social” entonces: ¿Qué es suficiente?

Las respuestas no se hacen esperar; falsamente se ha recurrido a dos reformas inexistentes en el papel del gobierno: reforma laboral y reforma pensional y a eso se suma el presupuesto de educación. se habla de vejámenes ambientales (desconociendo las practicas del Gobierno sobre la política de medio ambiente), ineficiencia institucional, inoperancia económica, violencia, acciones guerreristas, usurpación democrática, entre otras razones, expuestas por una postura radical de inclemente trabajo desinformativo que se viene adelantando.

En términos relativos, la marcha está convocada sobre una base subjetiva que juzga al gobierno con la medida personalista y no general sobre las condiciones actuales del país. Y es que 15 meses para levantar un país que venía de 8 años de corrupción, un proceso de paz a medias, 220 mil hectáreas de coca, proyectos 4G estancados, escándalos con odebrech, crecimiento económico débil, crecimiento de la tasa de desempleo, desfinanciamiento de la educación, desfinanciamiento de la inversión pública, costos de funcionamiento inflados, aumento de los Grupos Armados Organizados (GAO), disidencias de las Farc, narcotráfico, ataques contra oleoductos, migración venezolana en auge, son solo algunos de los problemas que recibió este gobierno y en  año y medio ningún Estado puede solucionarlos y concluirlos como objetivos satisfactorios que fueron resueltos.

Así estaba el país y por estas razones no marcho:

  1. La Inversión Extranjera Directa creció un 19% en el sector minero y 25% a nivel general
  2. Se financiaron más de 550 iniciativas empresariales que generarán 3.154 empleos en 2020.
  3. Crecimiento de la economía por encima del 3,4%
  4. El comercio creció 4,8%, después de llevar 4 años estancado
  5.  1 billón de pesos para 25.000 empresas de la Economía Naranja.
  6. Reactivamos las vías 4G, dando continuidad a la construcción y adjudicación de las vías
  7. Se invirtieron 161.272 millones en proyectos y formación de economía campesina
  8. Surge el pacto bicentenario con inversiones para el desarrollo económico y social regional
  9. Se crearon 178.844 nuevas empresas en el primer semestre de 2019.
  10. 19,9 billones a créditos agropecuarios para pequeños productores
  11. Reactivación del sector de hidrocarburos; adjudicación de 11 áreas y firma de 5 áreas para exploración y explotación
  12. Incrementó la producción petrolera a 887.000 barriles de petróleo por día.
  13. Facilidad de importación para las 2.738 empresas con la Ventanilla Única Empresarial.
  14. mayor aumento del salario mínimo, en los últimos 25 años, para el 2019.
  15. presupuesto más alto en la historia para invertir en Educación en 2020: 44,1 billones de pesos.
  16. Incremento del 50% los recursos del Programa de Alimentación Escolar, que benefician a 5.6 millones de estudiantes
  17. más de 4,5 billones para 66 fortalecer la educación superior pública
  18. aumento del 25% los recursos económicos para las regiones productoras de regalías.
  19. Más de 241 mil jóvenes reciben aportes económicos del Programa Jóvenes en Acción.
  20. Adjudicación de tierras a 5.865 a mujeres campesinas.

Con lo anterior, es suficiente para ilustrar entre los más de 60 logros del Gobierno Nacional que seguramente la oposición no lee, porque es más fácil darle rienda suelta a la crítica destructiva.

No marcho, porque quiero un país productivo, empresarial, con empleo y mejores condiciones de equidad, con colombianos amables, trabajadores y centros educativos de la mejor calidad, no marcho porque este gobierno no merece el rasero de la histeria social que reclama aquello que no quieren ver.

@CIROARAMIREZ

Publicado: noviembre 21 de 2019