Miles de ciudadanos de todas las edades, estratos y filiaciones, invitan a salir a las calles a manifestarse y protestar.

Para el 1 de Abril se ha convocado a una marcha ciudadana en varias regiones del país. De manera espontánea, miles de ciudadanos de todas las edades, estratos y filiaciones políticas, invitan a salir a las calles a manifestarse, a ejercer su derecho a la protesta, a reclamarle al gobierno su obligación de respetar la voluntad popular. A esa invitación ciudadana se han sumado el Centro Democrático y líderes políticos de otros partidos, que saldremos a defender el derecho del pueblo colombiano a decidir sobre el futuro de nuestra Nación.

Algunos marcharán contra la corrupción del gobierno Santos, por haber recibido sobornos de Odebrecht y de Interbolsa, por el robo a Reficar, por la repartija de millonarios contratos a las empresas de los altos funcionarios del gobierno; otros saldrán a manifestarse contra la reforma tributaria que está asfixiando a los contribuyentes y que golpea el bolsillo de los más pobres; muchos marcharemos por las concesiones desmedidas de Santos a las Farc, por las reformas constitucionales arbitrarias e ilegítimas, por la alteración del orden constitucional y democrático, por la creación de una justicia paralela y a la medida de las Farc.

En Colombia se esta tramitando la revolución a través del Congreso. Las Farc han conseguido, gracias al gobierno Santos, lo que nunca pudieron alcanzar con la violencia. Acordaron imponer una Constituyente de espaldas al pueblo colombiano, con la complicidad de las Altas Cortes y de todos los Partidos Políticos, salvo el Centro Democrático. Lo primero que tendrá que hacer el próximo gobierno, con unas nuevas mayorías parlamentarias, será convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, democrática, para que sean los colombianos los que decidan cuales son las reformas que requiere el Estado, para restablecer el orden constitucional alterado y para consultarle al pueblo si revoca, modifica o refrenda lo acordado con las Farc.

Como diría Álvaro Gómez Hurtado, los colombianos tenemos que tumbar al régimen. Las Farc y una élite política corrupta representada por el gobierno Santos y los mismos protagonistas del proceso 8.000, han cooptado al Estado, para repartirse el poder político, la contratación pública y, en algunos casos, para controlar el negocio del narcotráfico. Ese nuevo “establecimiento” es a quien debemos tumbar por la vía democrática en el 2018, contra ese régimen marcharemos este sábado 1 de Abril.

Sorprende ver a algunos medios y periodistas afectos al gobierno, beneficiarios de la contratación estatal, descalificar la manifestación pacífica y democrática de protestar; Sectores de la izquierda, simpatizantes de las Farc, también han salido a estigmatizar la iniciativa ciudadana de salir a las calles el 1 de Abril; funcionarios del gobierno, críticos a sueldo de la oposición, buscan restarle legitimidad a la marcha. Pero ¿desde cuándo la oposición requiere de la aprobación del gobierno y sus defensores a sueldo para salir a marchar? Si precisamente es contra ellos que marcharemos.

En Colombia, protestar no es un derecho exclusivo de las minorías, el sábado saldrá a marchar la mayoría. Respetamos el derecho de las minorías a estar en desacuerdo con nosotros, pero haremos valer nuestro derecho, como mayoría, a decidir en democracia.

@SHOYOS 

Publicado: marzo 31 de 2017