Las propuestas del expresidente Álvaro Uribe Vélez, son viables, benefician a la guerrilla y respetan a los votantes del NO.

Demasiado importante para la historia democrática del país, ha sido la Victoria del NO sobre el SÍ, en el plebiscito sobre los Acuerdos de Paz entre el gobierno y las Farc.

Gran sorpresa causó en los negociadores de ambas partes, así como en el presidente Juan Manuel Santos esta derrota del SÍ. Como no iba a ser así, habían festejado el SÍ antes de ir a las urnas. Lo daban por hecho, sin la menor duda. Jamás se debe menospreciar la opinión de los demás por muy distinta que sea. Esta es la lección que quedó a todos los colombianos.

Ante la sorpresa, tanto el presidente Santos como las Farc, reconocieron la derrota el domingo y ofrecieron corregir los Acuerdos de Paz según las inquietudes del NO.

Extraña sin embargo que desde el lunes siguiente ambos, gobierno y guerrilla, comenzaron a echar para atrás y movilizar distintos grupos de ciudadanos para exigir que los Acuerdos se cumplieran tal como estaban.

Se inventaron como mecanismo de refrendación un plebiscito y hoy claramente no quieren aceptar el resultado de las urnas. Están buscando todo tipo de alternativas, desde anular el plebiscito, hacerlo nuevamente, repetirlo solamente en la Costa Caribe con la excusa del huracán Matthiew. A la Corte Constitucional presionan para que acepte todas estas propuesta con tal de validar el Si. Dicen que el Acuerdo depositado en Suiza es irreversible, que el Acuerdo no necesitaba este mecanismo para hacer parte del bloque de constitucionalidad. En fin, todas excusas sin ningún fondo.

Al mismo tiempo salen en medios presidente y negociadores diciendo que el tiempo es el peor enemigo, que rápidamente hay que llevar las propuestas. Que estás deben ser realistas y posibles. Claro, para lo que a ellos les interesa y se acomoden a lo ya negociado pero no refrendado por el pueblo.

Ante tantas negativas y obstáculos, ante la actitud defensiva y terca de negociadores del gobierno, me pregunto ¿será que jamás aceptarán que el expresidente Álvaro Uribe Velez ponga su grano de arena en la paz de Colombia? ¿A ese grado llega la mezquindad que son capaces de negarle la paz a Colombia por el solo hecho que el NO ganó? Se siente una barrera infranqueable por parte del gobierno, sin suficientes argumentos.

Me atrevo a decir que las Farc son más conscientes que el gobierno de la necesidad de hacer las correcciones de fondo. Para ellos, y aunque jamás lo aceptarán, es mejor cualquier acuerdo que volver al monte. No lo dudo.

Las propuestas hechas por el expresidente Álvaro Uribe Vélez, son viables, benefician a la guerrilla y respetan a los votantes del NO. Invito a los colombianos a revisarlas sin prevención e imaginar donde estará mejor la narco guerrilla, si en el monte o en unas colonias agrícolas, cumpliendo la pena por delitos de lesa humanidad.  Para la participación política, tienen ideólogos y guerrilleros no condenados por delitos de lesa humanidad, que les permitirán armar su partido político y en lo posible ser elegidos. No vale la pena abrir ese boquete para que puedan ser elegidos paramilitares, para políticos y otros delincuentes por el solo hecho de ser elegidos miembros Farc señalados de delitos atroces.

Pienso que revisar el tema de tierras y tener cuidado con poseedores de buena fe, antes de despojarlos es acertado y no debe causar problema. Sí tienen que entregarla por existir despojos de mala fe, se les devuelva lo pagado e invertido en la tierra. Este tema debe ser más de justicia, de lo justo, que producto de rabias ideológicas que harían daño a muchos inocentes. Así mismo a quienes ilegalmente se hayan apropiado de la tierra deben ser sancionados sin contemplación.

¿Por qué someter a los Militares que representan la institucionalidad al mismo tribunal de las Farc? No es justo con ellos y tampoco con Colombia. Como lo ha manifestado el Expresidente Álvaro Uribe, se solicita amnistía para guerrilleros rasos Farc y alivio judicial, no impunidad, para hombres de la Fuerza Pública investigados o condenados por distintos delitos.

El narcotráfico es un delito transnacional que no es conexo a la ideología de Farc. Eso nadie se lo cree. Valdría la pena analizar a fondo alternativa planteada, antes de negarse sistemáticamente.

Yo lo que creo, es que no resiste el gobierno Santos, que sea Álvaro Uribe el que lleve el acuerdo a un buen arreglo. No así las Farc que están convencidos que necesitan a esa gran masa del país que él representa, por mucho que no les guste.

Por el bien de Colombia, por el bien de nuestros niños que son el futuro, debemos deponer los ánimos y escuchar, negociar y corregir. ¡Dios quiera que así sea!

 

P.D. El propósito de todos debe ser jugar al gana-gana.