En la Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2015 se recogió, por primera vez, información relacionada con el conocimiento que tienen los hombres sobre la gestación de sus parejas. En efecto, se indagó entre otros aspectos importantes relacionados a la maternidad y el embarazo, sobre los controles prenatales, el acompañamiento a los mismos, y los cambios físicos y emocionales que suceden a las mujeres durante el periodo de embarazo. Fue así como el 94.6 por ciento de los hombres encuestados, entre 13 y 49 años, que han tenido hijos en los últimos dos años, afirmaron saber de los controles prenatales. Sin embargo, “solo el 56.9 por ciento reportó haber acompañado a la pareja y 46.2 por ciento dijo estar presente en alguno de los controles”. Así mismo, se encontró que los hombres más jóvenes tuvieron menor conocimiento sobre los controles prenatales de su pareja (87.4 por ciento). Además, más de la mitad de los varones señalaron que no les explicaron los cambios físicos que se presentan durante la gravidez.

Es justamente por lo anterior, y por la necesidad de vincular a los padres a todo el proceso de gestación, nacimiento y crianza de sus hijos, que se debe ampliar la actual Licencia de Paternidad en Colombia que hoy es de apenas 8 días. Y es que la figura paterna es sumamente importante para el desarrollo afectivo, social e intelectual de los menores y para la institución de la familia, pilar esencial de nuestra sociedad. Me uno por ello a las palabras de la psicóloga Ana Patricia Cerón, autora del libro “Manual práctico para ser un buen padre”:

“Los padres, en una sociedad como la colombiana, están llamados a ser protagonistas del cambio personal y social que requiere la construcción de una sociedad más justa y pacífica”.

Ahora bien, es cierto que la ampliación de la Licencia de Maternidad que lideré acompañada del Senador Iván Duque, significo para los niños, para las madres y para las familias un avance considerable, pero habiendo reconocido que la figura paterna juega un rol preponderante y cada vez más significativo en la consecución de esos mismos valores es menester dar un paso más hacia su materialización. No en vano, países desarrollados tienen, en su mayoría, Licencias de Paternidad más amplias que la nuestra. Ejemplos de esto son Suecia, que da 70 días a los padres, y Finlandia, que da 54. Lograr una ampliación de la Licencia de paternidad, en al menos 15 días (es decir, doblar el tiempo actual), constituiría un avance invaluable para nuestra sociedad.

Además, la ampliación de la Licencia de Paternidad elimina el argumento del desincentivo a la contratación de las mujeres por motivo de la Licencia de Maternidad.  Argumento que no he compartido nunca (Yo sigo pensando que se debe dar una aproximación más humana a estas discusiones), pero al que debo hacer referencia: Ampliando la Licencia de Paternidad en una semana estaríamos incrementando en un 100 por ciento este permiso de cuidado si lo logramos, ningún empleador podría aducir ya que la ampliación de la Licencia de Maternidad en penas en un 29% (tal y como la que se logró), sea la razón por la que prefiera no contratar a una mujer en edad fértil.

Ojalá la Licencia de Paternidad pudiera ampliarse y mucho. Ya a comienzos de 2017 estamos en mora de que la división de trabajos entre géneros se revalúe. Las labores de cuidado que tradicionalmente han asumido las mujeres a costa de una desigualdad ya vergonzante, deben redistribuirse entre géneros para que se pueda avanzar hacia una sociedad más equitativa, donde hombres y mujeres por igual disfrutemos del placer de compartir con nuestros hijos, y podamos ver cumplidos nuestros proyectos de vida, nuestros sueños.

@Tatacabello

Publicado: marzo 3 de 2017