Si hay un punto crucial para la reactivación económica del País después de seis meses de aislamiento es la puesta en marcha de la industria aeronáutica. De nada sirve que las ciudades se adentren en nuevas realidades post-cuarentena si no fortalecemos la principal herramienta de conectividad nacional e internacional.

En especial, porque Colombia necesita urgentemente que el turismo vuelva a ser uno de sus principales motores de desarrollo. Recordemos que en 2019 se registró la cifra más alta de visitantes extranjeros en la historia, 4.515.932 personas, y, ademas, el sector fue el responsable de la generación de 1.9 millones de empleos.

Sin embargo, tal propósito es imposible de lograr si no va de la mano con la apertura total de los aeropuertos. Claro, ya unos primeros pasos se están dado con las rutas nacionales, pero el País no puede mantener cerradas las conexiones internacionales de manera indefinida.

Por ejemplo, Estados Unidos es el responsable del 22% de los visitantes extranjeros que llegan a Colombia y países como Francia y Perú durante 2019 tuvieron incrementos en el número de turistas que arribaron a Colombia del 12% y 19% respectivamente.

Es decir, si queremos que toda la cadena económica del sector turísmo se reactive no solamente necesitamos fortalecer la demanda interna, la cual se puede llegar a satisfacer parcialmente con el transporte terrestre, sino también volver a permitir la llegada de extranjeros al País.

Además, no se puede dejar de tener en cuenta que la industria aeronáutica es la responsable de la generación de 600.000 empleos en el País, 71.000 directos y 529.000 indirectos, y, en general, de la dinamización del 2.7% del PIB.

En otras palabras, sin conectividad aérea es casi imposible contemplar la reactivación del turismo. Estos dos sectores van de la mano, se necesitan y es hora que el Gobierno les de vía libre para volver a trabajar, más aún cuando después de seis meses de espera por fin superamos el tan mencionado pico de la pandemia. Los porcentajes de ocupación de las UCI bajaron considerablemente y el eventual colapso del sistema de salud ya no es un miedo latente.

La pandemia nos ha dado un duro golpe y nos ha obligado a cambiar nuestro estilo de vida, de eso no hay duda, pero así como se reactivaron actividades económicas necesarias como el comercio al por menor y al detal de bienes no esenciales, también se requiere que de la mano de estrictos protocolos de bioseguridad la aviación y el turismo vuelvan a alzar vuelo en Colombia.

Sin lugar a dudas, el País debe seguir posesionándose como uno de los principales destinos turísticos de la región y hacer de esta actividad un eje de la producción económica nacional.  Así como hace 18 años las caravanas vive Colombia, viaja por ella permitieron reactivar este sector en la época más crítica de la violencia, debemos hacer posible que tanto nacionales como extranjeros salgan del acuartelamiento colectivo para volver a disfrutar con tranquilidad de todos los rincones de la Patria.

@Tatacabello

Publicado: agosto 28 de 2020