Haciendo seguimiento a la persecución que hace la izquierda a Darío Acevedo por registrar la verdad histórica como debe ser, y no a la acomodada que las Farc y otros actores pretenden con el propósito de ocultar sus crímenes, me inclina a referirme a hechos pasados de historia alterada que atribuye a Uribe Uribe la autoría de la guerra de los Mil Días y la separación de Panamá. Demostrar lo contario me ocupará varias columnas.

Guerra de los Mil Días. No negaré que el General fue revolucionario, combatió en defensa de su partido y sus ideas como aquí lo expresa: “Prefiero dejarles a mis hijos el ejemplo de morir en el esfuerzo supremo de legarles la libertad y de impedir que crezcan en un ambiente corruptor de abyección y tiranía.” (1895)

La guerra de los Mil Días la inició Emilio Villar, jefe liberal de Santander, en contra de la opinión de los generales Vargas y Uribe a quien, en un comunicado antes de la fecha de lanzar la revolución, le dicen: “Su decisión es inoportuna sin antes organizar la estrategia militar y el partido liberal radical…”  viaja Uribe a Bucaramanga para tratar de impedir el inicio de la guerra, sin lograrlo.

Por lealtad a la causa, acaba uniéndose a esta, después. Es el cuarto al mando, sobre él están los generales Germán Vargas Santos y Foción Soto, director y subdirector de la guerra, y el general Benjamín Herrera, hombre de confianza de Vargas. Diferente es que, por su liderazgo y arrojo demostrado en la batalla de Peralonso, otras acciones y sus brillantes proclamas, Uribe gane mayor protagonismo.

Merece mención aclaratoria este aparte del General Álvaro Valencia Tovar: “Vargas Santos, el comandante en jefe liberal, fue la negación absoluta del mando. Sobre extendió sus fuerzas hasta ser débil en todas partes. No oyó recomendaciones decisivas de sus mejores generales, Uribe Uribe y Herrera (…) fue mezquino en la dosificación de hombres y municiones…”

Lo desilusiona la actitud de Vargas Santos de quien dice: “Soñábamos con un patriarca y nos resultó un culebrón”, pese a lo cual, viaja a Nueva York con el propósito de obtener recursos y allí se encuentra con el embajador Carlos Martínez Silva a quien le propone finalizar la guerra y le ofrece emitir un Manifiesto de Paz, pero el gobierno le responde a Martínez: “No adelante negociación”.

El Rincón de Dios

Mensaje de la Virgen en Medjugorje: “Hijitos, ustedes buscan mensajes y señales, pero no ve que Dios los invita, en cada salida matutina del sol, a que se conviertan y regresen al camino de la verdad y de la salvación. Hablan mucho, pero trabajan poco en su conversión…”

@rafuribe

Publicado: abril 3 de 2020