El gobierno de los Estados Unidos le ha propinado un nuevo y duro golpe al régimen corrupto venezolano a través del informe sobre terrorismo que emitió el Departamento de Estado, en el que se documentó la alianza de la dictadura de Nicolás Maduro con estructuras terroristas colombianas. 

De acuerdo con el documento, los agentes de la tiranía se encargaron de facilitar la expansión dentro del territorio venezolano del ELN y las Farc. 

El grupo guerrillero, desde hace muchos años ha tenido presencia en la zona de frontera, pero gracias a la ayuda de Maduro y sus secuaces ahora se encuentra en por lo menos el 50% de los estados de Venezuela. 

El Departamento de Estado tiene claro que Nicolás Maduro necesita de grupos terroristas para mantenerse en el poder. En el informe se puntualiza que el chavismo “generó el ambiente propicio para que el ELN, las Farc y células del Hezbollah actúen en Venezuela”. 

Esas tres organizaciones hacen parte de la lista de grupos internacionales terroristas del gobierno de los Estados Unidos.

Otro punto resaltado por el informe del Departamento de Estado hace referencia al papel que juegan las Farc y el ELN en la distribución de alimentos subsidiados por la dictadura, en el reclutamiento forzado de niños indígenas y, lo que es más grave, en el tráfico de estupefacientes y oro. 

Sobre la persecución a la oposición democrática, el Departamento de Estado aseguró que “el régimen regularmente inventa procesos por terrorismo para constreñir a la oposición política y suprimir cualquier disidencia. Sin ninguna evidencia han procesado a Juan Guaidó y muchos miembros de la Asamblea Nacional, acusándolos de ‘terrorismo’”.

Este informe salió a la luz pública en pleno proceso de extradición a los Estados Unidos del testaferro de Nicolás Maduro, Alex Nain Saab Moran, capturado en Cabo Verde y quien, según informaciones de prensa, está a pocos días de ser entregado a las autoridades estadounidenses para efectos de que responda por los múltiples cargos que pesan en su contra en una corte del sur de la Florida. 

Maduro y sus secuaces están cada vez más arrinconados. Nadie duda del talante criminal del régimen opresor al que le quedan las horas contadas. Si Saab es finalmente enviado a los Estados Unidos y resuelve hablar, el terremoto político será demoledor, particularmente en los terrenos de la izquierda colombiana que tan estrechos vínculos sostuvo con ese individuo. 

El propio presidente Uribe ha hecho votos porque se produzca esa extradición, al decir: “Que Cabo Verde extradite a Alex Saab a USA. Que no cometa el error de Santos que por complicidad con Chávez envió a Makled a Venezuela, allí le aplicaron el sistema cubano y sirvió solamente para taparle al régimen”. 

Lo cierto es que a Maduro se le acaba el oxígeno y las sanciones en contra suya y en contra de aquellos que se atrevan a ayudarle son implacables. Paralelamente al informe presentado por el Departamento de Estado, se conocieron sanciones contra los capitanes de los 5 barcos que, violando las sanciones impuestas, llevaron 1.5 millones de barriles de gasolina iraní a Venezuela. 

El Secretario Mike Pompeo, aseveró que “como resultado de estas sanciones, los activos de esos capitanes, serán bloqueados. Sus carreras y proyectos sufrirán las consecuencias de estas sanciones. Todos los marineros que consideren trabajar con Irán y con Venezuela deben comprender que no vale la pena correr el riesgo”. 

@IrreverentesCol

Publicado: junio 26 de 2020