Ningún crimen puede ser justificado en cualquier sociedad que se precie de civilizada y democrática. Para quienes somos próvida y cristianos católicos el concepto y valoración de vida es teologal, moral, universal, no acepta excepción alguna como para permitir debates que atenten contra la vida en toda su dimensión. 

Por los anterior, rechazamos contundentemente la muerte de líderes sociales, periodistas, políticos, activistas LGTBI, habitante de calle o criminales, así sean responsable de los peores actos atroces. Tampoco aceptamos políticas públicas que avalen la muerte como ocurre con la pena de muerte o el asesinato en el vientre de seres humanos en gestación. Quien justifique, desee o participe en un crimen esta inmerso en un grave problema de perturbación mental, demencial y esquizofrénico, y claro, jurídicamente es un homicida. 

Los crímenes de líderes sociales ocurridos la semana pasada deben ser investigados con rigurosidad por la Fiscalía General y organismos de policía judicial como corresponde en un Estado de Derecho. Es necesario recordar, por la repercusión política y mediática que tuvieron los crímenes de la semana anterior, que no son los primeros crímenes que ocurren en desarrollo de la implementación de los acuerdos. El portal La 2 Orillas, publicó una crónica donde describe el asesinato de 355 líderes en los dos últimos años en diferentes lugares del país y en hechos y circunstancias particulares.

La muerte de los líderes sociales fue instrumentalizada lamentablemente por el petrismo y el propio Gustavo Petro, para no dejar enfriar el debate electoral, la polarización y el odio rabioso y enfermizo que alienta contra el uribismo y que sirve para prolongar el frenesí que generó entre sus seguidores. Un trino del mismo Gustavo Petro (que mereció suspensión de su cuenta por varias horas) permite dimensionar el cálculo político y perverso de sus intenciones que están por encima de defender la vida de los líderes sociales, ver Tweet.  

Los crímenes violentos ocurridos la semana pasada, durante el gobierno de Santos y en las últimas décadas y que tiene relación con líderes sociales, defensores de Derechos Humanos, actores políticos y activistas comunitarios son gestados por el imperio criminal del narcotráfico que se tomó a Colombia. La misma Fiscalía General en medio del inusual pero necesario ruido e indignación generado por los crímenes de líderes sociales los obligó a precisar: “los líderes sociales están siendo asesinados preponderantemente en los territorios donde operan ejércitos del narcotráfico”. Ver Líderes sociales están siendo asesinados

Suena aburridor, arrogante y fastidioso seguir repitiendo “lo advertimos”, “lo alertamos”, “lo dijimos” … pero era inevitable no entender que el acuerdo de impunidad de La Habana se convertiría en gasolina extra para el crecimiento del narcotráfico. No es para menos. Los delegados del Gobierno al mando de Humberto de la Calle permitieron convertir el narcotráfico en delito conexo con el de rebelión (política), y que decir de la claudicación absurda del gobierno de Santos para prohibir la erradicación y fumigación de cultivos ilícitos.  

¡El país nada en coca! En su momento lo advirtió el Procurador Alejandro Ordoñez, lo que le generó el odio y la persecución de las barras bravas del acuerdo. Pero como para las verdades solo se necesita del tiempo, hoy cerca de 250 mil hectáreas están sembradas de coca y marihuana, lo que ha generado la lucha territorial más feroz y violenta por controlar el cultivo, producción, y exportación de la droga por parte de las disidencias e integrantes de las FARC que articulan sus actividades pacifistas con las criminales junto al ELN y las bandas criminales instaladas en diferentes regiones, y responsables del asesinato de los líderes que se atreven a elevar su voz para denunciar actividades ilegales en sus municipios como microtrafico, minería ilegal, extorsiones o abusos de paga diario.  

Todos a defender la vida, pero no nos vengan a dar lecciones que mediante actos como la #Velaton y con la presencia de Timochenko se defiende y protege la vida de los colombianos, quien marcha con ustedes, con velón en mano, es responsable de los peores crímenes perpetuados contra la sociedad civil. Este país tiene actores cínicos, embusteros y sinvergüenzas. Colombia tiene días que es una perfecta obra de teatro. 

@LaureanoTirado

Publicado: julio9 de 2018