El twittero @Vicme100 nos recordó el episodio de campaña donde el actual presidente Iván Duque le dijo de frente a German Vargas Lleras que tenía la manía -cínica de por sí- de cambiar de discurso y postura.

 “Dr. German: usted se presenta muy duro frente a muchas cosas del acuerdo, pero recuerdo que usted mantuvo silencio cuando estábamos enfrentando procesos difíciles del país. Casi le diría Dr. Germán, usted es el copiloto de un avión que va en picada y se durmió todo el vuelo.” Ver Tweet

Vale la pena recordar este momento porque Germán Vargas Lleras no volverá a ser el mismo después de la elección presidencial del 2018. No es nada fácil para un hombre nacido, criado y educado para ocupar la silla presidencial, quien manejò a su antojo como ministro y vicepresidente varios ministerios, presupuesto, puestos y poder durante la administración Santos, incluido el programa más ambicioso y populista de las últimas décadas como fue haber repartido miles de vivienda gratis en todo el país, terminar de cuarto en la primera vuelta presidencial.

Nadie desconoce que Vargas Lleras tuvo su momento de esplendor cuando ejerció como Senador de la República y coincidía con el presidente Uribe en temas ideológicos y políticos. Varios analistas, incluidos uribistas, lo veían con simpatía y potencial sucesor de Uribe en las elecciones del 2010; al final pudo más la frialdad de Santos que el temperamento incontrolable de Vargas Lleras. 

Vargas Lleras no creyó en sus capacidades y liderazgo, por el contrario, considerò que para llegar a la presidencia debía tener un aparato burocrático fortalecido y una maquinaria en las regiones que soportara su supuesta imagen nacional que vendían los medios de comunicación nacional. Por esa razón, y por el poder que representa la personería jurídica de un partido político creo Cambio Radical, que no es otra cosa que un club de caciques regionales supeditados y beneficiados al poder e influencia de German Vargas Lleras en el poder central.

¿O alguien a estas alturas sabe que identidad ideológica tiene Cambio Radical o que representa Cambio Radical? 

Lo que pasó la semana pasada con Cambio Radical al oponerse rabiosa y bochornosamente a las objeciones realizadas por el presidente Duque a varios artículos reglamentarios de la JEP es la condición humana de un partido remendado por intereses contractuales, judiciales y políticos.

Lo lógico es que el debate político sobre la JEP se hubiera realizado al interior del Senado y la Cámara de Representantes como elemento natural de la democracia y del ejercicio congresional, pero no.

 Las reformas políticas que periodo legislativo tras periodo legislativo van radicando y aprobando para ajustar o desbaratar algún propósito político en particular eliminó el debate racional, argumental e ideológico al interior de los partidos en el Congreso de la República. La ley de bancadas traslado el debate público y participativo de los congresistas a salones sociales donde a puerta cerrada se impone la voluntad del jefe o dueño del partido. Esa es la nueva democracia bogocentrista.

Quien pensó o quien le hace pensar al Presidente Duque y al Gobierno Nacional que Cambio Radical había abandonado las mañas de la Unidad Nacional responsable del acuerdo de impunidad de La Habana y de las patrañas utilizadas para su aprobación.    

Germán Vargas Lleras le apuesta al fracaso de Duque, el colapso de su gobierno sería su única posibilidad de reconstruir una alianza con el Partido Liberal para las elecciones presidenciales del 2022 y para llegar ahí van a intentar en las elecciones regionales de octubre la alianza entre dos partidos responsables del desbarajuste que tiene el país.

 Ya veremos en gira nacional a Cesar Gaviria y German Vargas Lleras gritando y vociferando contra el gobierno de Duque como único medio para salvar lo poco que les queda.

Tiene la palabra el Centro Democrático si insiste en alianzas con alacranes de río.  

@LaureanoTirado

Publicado: abril 2 de 2019