Los que hemos trabajado en inversiones siempre hemos conocido el vocablo VaR (Value at Risk) o valor en riesgo, y este mide la máxima perdida posible cuando se invierte en un activo por un periodo de tiempo, depende de la rentabilidad esperada y de la volatilidad que tiene este activo, para los especuladores es indispensable para definir precios de venta por perdida o utilidad, el mejor activo para invertir no es solo el que tiene la mayor rentabilidad, si no el que tiene más margen entre la rentabilidad y el VaR.

Pero ese VAR no es del que voy a hablar hoy, si no del Video arbitraje, el VAR del fútbol, este nuevo adelanto es el que le da la oportunidad al árbitro de mirar las jugadas polémicas y tomar decisiones más justas, aunque los detractores dicen que los partidos pierden ritmo, la verdad es que al final gana el deporte. Goles como el de Maradona con la mano en el mundial de México 86 no lo sería, como también habríamos tenido claro si fue o no fue gol de Yepes.

Cuando vemos lo que hoy en día pasa en nuestra Colombia, los ataques entre opositores y las fake news que salen día a día pienso que deberíamos tener un VAR para definir la realidad y la veracidad de lo que ocurre y lo que se dice.

Mentiras convertidas en verdad como la demonización de la minería y del Fracking ha hecho que perdamos como país unos ingresos que necesitamos urgentemente para desarrollarnos y sacar de la pobreza a muchos colombianos, así mismo el cambio de lenguaje que va calando en la opinión pública hace de unos bárbaros unas  monjas de la caridad, cambiaron por ejemplo el vocablo secuestro por la retención, hablan de corrupción sin saber a ciencia cierta que es y condenan al escarnio público a los que no lo son.

Nos hemos venido acostumbrando a unas verdades que no lo son tanto y a unas mentiras que en verdad sí sucedieron, las redes sociales han venido potencializando estos hechos y ya no sabemos que es cierto y que no lo es. Lo difícil sería saber quién debería manejar el VAR en Colombia.

Los organismos de control del Estado y de justicia han demostrado su total ineficacia, están permeados por diferentes ideologías y terminan tomando partido abiertamente, además como se demoran tanto tiempo tomando posturas, cuando las toman los hechos ya son irrefutables.

Nuestros dirigentes nos siguen debiendo una reforma a la justicia, no podemos como sociedad salir adelante con la que tenemos, el aparato judicial cada día tiene menos credibilidad y la posibilidad de auto reformarse no existe.

Este VAR que necesitamos tampoco lo puede manejar el periodismo porque también tomo partido, las nuevas realidades de la comunicación ha hecho que muchos de estos busquen nuevos ingresos para mantenerse, es por eso que los medios tradicionales pocas veces sabemos que es noticia o cuando es publirreportaje.

Tristemente, llegamos a la conclusión que sería muy bueno tener ese VAR pero que no tenemos a nadie para que lo pueda operar o manejar, por ahora lo mas lógico es darnos la oportunidad cambiar nuestra política, la manera de hacerlo bien es votando a conciencia en las próximas elecciones, votar por corruptos es ser corruptos.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: junio 24 de 2019