La compañía colombiana denominada Vaki, dedicada a la recolección de donaciones para la financiación de proyectos y campañas sociales, una práctica muy difundida en el mundo entero y que es conocida como crowdfunding, parte de la base de eliminar la intermediación del sistema financiero tradicional, precisamente para facilitar que las donaciones lleguen de manera expedita y completa a los beneficiarios de las mismas. 

Una de las plataformas más prestigiosas y reconocidas del mundo dedicadas al crowdfunding es ‘GoFundMe’, una empresa creada hace más de 10 años en California y que ha tramitado más de U$9 mil millones de dólares en donaciones, con la participación de alrededor de 120 millones de personas en todo el planeta. 

De acuerdo con la información proveída por la plataforma, sus servicios tienen una comisión del 2.95%, más una tarifa fija de 30 centavos de dólar por cada donación, independientemente del monto de la misma. 

Como ‘GoFundMe’ hay otras firmas que gozan de gran credibilidad y confianza para adelantar campañas de crowdfunding como ‘Fundly’, ‘Crwodrise’ y ‘Razoo’. Como es natural, todas ellas tienen unas tarifas establecidas que en ningún caso sobrepasa del 10%. 

A Colombia también llegó el crowdfunding a través de la plataforma ‘Vaki’ que empezó a tener algo de conocimiento a raíz de una colecta a favor del polémico noticiero ‘Noticias Uno’ de propiedad de Daniel Coronel. 

Las páginas de las firmas de crowdfunding permiten que sus visitantes encuentren información sobre las tarifas que se cobran de manera fácil. Es decir: quien va a hacer una donación, en la pagina de inicio de casi todas las plataformas, encuentra la pestaña que conduce a la información detallada sobre comisiones y tarifas, cosa que no sucede con ‘Vaki’.

Según la cabeza visible de esa organización, la señora Raissa João, en un articulo que fue modificado hace pocos días -que se encuentra en un lugar de difícil acceso en la página de Internet de esa firma-, las tarifas que cobra ‘Vaki’ son las siguientes: 6% sobre cada aporte, más “cerca del 4% sobre los aportes” a manera de “tasa por uso de la plataforma de pago”. En resumen, cuando alguien aporta $100,000 pesos a una campaña, solamente $90,000 pesos llegan al destinatario y $10,000 pesos se quedan en el pago de tarifas, un costo elevadísimo si se compara con las comisiones que cobra la prestigiosa ‘GoFundMe’.

Sobre una tasa de cambio de $3466 pesos por dólar, una campaña promovida a través de ‘GoFundMe’ tendría retenciones y comisiones mucho menores. Utilizando el mismo ejemplo de los $100 pesos, ‘GoFundMe’ cobraría $2.95 pesos más el equivalente a $0.30 centavos de dólar – $1,039-, en total: $1,042 pesos, con lo que el receptor de la donación terminaría recibiendo un total de $98,958 pesos. Casi $9,000 pesos más que si la campaña se hace a través de ‘Vaki’. 

En un mundo de libre mercado, la gente es libre de pagar lo que considere por un servicio como en efecto es el crowdfunding. Pero sí llama la atención la diferencia entre las tarifas del mercado global, con las establecidas por ‘Vaki’. 

Aquello obliga a que los organismos de control y vigilancia, como la Superintendencia de Industria y Comercio y la Superintendencia Financiera le den una revisada al asunto, para efectos de proteger los derechos de los consumidores. 

No está de más analizar si la operación de ‘Vaki’, que en principio aparenta ser puramente filantrópica, no tiene visos de captación de dineros. 

Igualmente, hay quejas de los usuarios en el sentido de que sus donaciones son debitadas de la cuenta bancaria desde las que estas fueron hechas, pero las mismas no se ven reflejadas en la plataforma de ‘Vaki’.

Las autoridades tienen la última palabra. 

@IrreverentesCol

Publicado: enero 19 de 2021