Los miembros del uribismo que estaban estudiando la posibilidad de recolectar firmas para convocar a un referendo ya fuera para revocarle el mandato a Santos o para adelantar las elecciones, iniciativa que fue presentada por el senador Alfredo Ramos Maya, esta semana resolvieron no continuar en ese empeño al darse cuenta cuenta de que el tiempo no les alcanza.

En una extensa reunión que tuvo lugar en la ciudad de Bogotá, expertos en derecho electoral les explicaron a los promotores de la idea de Ramos, que el calendario juega en contra suyo, razón por la que la idea del senador antioqueño nació prácticamente muerta.

Lo interesante es que los presentes en el encuentro político no se desanimaron en absoluto con el concepto de los abogados especializados. De hecho, se acordó en esa reunión que insistirán en la convocatoria a los ciudadanos para que sean ellos los que le expresen al gobierno nacional su inconformismo.

Se decidió la integración de un grupo ciudadano que liderarán el ex congresista Miguel Gómez Martínez y la ex secretaria privada del presidente Uribe y columnista de Los Irreverentes, Alicia Arango quienes, acompañados por líderes cívicos afectos al uribismo en las diferentes ciudades del país, comenzarán a recolectar firmas de apoyo a una carta en la que pedirán a Juan Manuel Santos la renuncia inmediata a la Presidencia de la República.

De cara a la inminente firma del acuerdo final con la guerrilla de las Farc y frente a la posibilidad de que el gobierno, como mecanismo de refrendación, decida suscribir un acuerdo con fuerza de tratado internacional respaldado por 10 países, los uribistas que liderarán la recolección de las firmas que soporten la solicitud de renuncia a Santos, no descartan golpear a la puerta de los gobiernos de cada uno de esos países para mostrarles que en Colombia existe un grupo de colombianos que se oponen al gobierno y al acuerdo de paz suscrito con la guerrilla.

 

Alicia Arango y Miguel Gómez Martínez líderes de la convocatoria ciudadana

que le pedirá la renuncia a Juan Manuel Santos

 

Los tiempos

Conscientes de que el reloj corre en su contra, se decidió que el texto de la carta de renuncia sobre la que buscarán las firmas debe estar redactado antes de que termine esta semana. Así mismo, se planteó la posibilidad de buscar el apoyo de otros sectores distintos al uribismo para que se sumen a la iniciativa y cooperen en el proceso de consecución de firmas.

Una de las personas que integra el comité gestor del proyecto, le contó a Los Irreverentes que la idea es lograr en los próximos 2 meses que el mayor número de personas posible suscriban la carta solicitando la renuncia de Santos. Al preguntarle por el número de firmas que aspiran recolectar, evitó aventurar una cifra.

Los promotores de la idea saben que tienen que tener lista la carta con las respectivas firmas antes de que se cierre el acuerdo final en La Habana. Sin eso listo, les quedará muy difícil lograr que los gobiernos extranjeros los tomen en serio cuando acudan a expresar su descontento.

El interrogante que queda en el ambiente es si lograrán el cometido. Al respecto, Claudia Bustamante una de las organizadoras de la marcha uribista del pasado 2 de abril fue consultada por Los Irreverentes y aseguró que sí es posible. “para la marcha del ‘No Más’ no contábamos con apoyo de los medios de comunicación. Nuestro canal de comunicaciones se limitó a lo que pudimos hacer a través de las redes sociales y a pesar de todo logramos convocar y movilizar a centenas de miles de colombianos en diferentes ciudades del mundo”.

 

 

Imágenes de la marcha del “No más” convocada por el uribismo el pasado 2 de abril en distintas ciudades del país

 

Convocatoria popular

Algunos conservadores cercanos a la ex candidata Martha Lucía Ramírez ven con buenos ojos la iniciativa de los uribistas y no descartan sumarse a ella, siempre y cuando ésta no se presente como una acción política partidista sino como una convocatoria amplia a la ciudadanía. La idea de ellos es la de sumar sectores que son antisantistas, pero que tampoco son uribistas

Por eso, se ha planteado que lo mejor es que, en adelante, las acciones que se emprendan estén completamente desmarcadas de la estructura del Centro Democrático, pues no todo lo que los promotores del proyecto han propuesto goza de la aceptación del expresidente Álvaro Uribe. Por ejemplo, él no estuvo de acuerdo con la propuesta de referendo del senador Alfredo Ramos. Para Uribe, era inconveniente, inviable e inoportuna.

A pesar de los distintos matices ideológicos y partidistas de quienes se oponen al presidente Santos, lo que ha quedado claro es que cada vez son más los sectores ciudadanos que empiezan a organizarse para expresar su rechazo al acuerdo que suscribirá el gobierno con la guerrilla de las Farc en las próximas semanas.

@IrreverentesCol