Observada la apabullante votación obtenida por el presidente electo, Iván Duque, corresponde hacerle un reconocimiento al presidente Uribe, un imbatible dirigente político cuya disciplina de trabajo ha sido generosamente reconocida por millones de colombianos que efectivamente han votado por el Centro Democrático en las últimas elecciones.

Desde 2016, con ocasión del plebiscito, empezó a consolidarse una mayoría ciudadana alrededor de la coalición liderada por el presidente Uribe.

En marzo de este año, el Centro Democrático se consolidó como la primera fuerza en el senado de la República. Luego vino la primera vuelta en la que el candidato de ese partido obtuvo el primer lugar con cerca de 7.6 millones de votos. Tres semanas después, Duque subió a 10.3 millones, la votación más alta de la historia de nuestro país.

El presidente Uribe, con trabajo y mucha paciencia, logró consolidar al CD. Planteó y lideró un proceso interno de selección del candidato presidencial en el que permitió que todos los aspirantes mostraran ante el país sus propuestas. Con mucho tino, decidió que su partido debía abrirse a las nuevas generaciones. Así, facilitó que el vergonzoso escándalo de Odebrecht no afectara al uribismo en estas elecciones, pues de haber permitido una nueva precandidatura de Óscar Iván Zuluaga de seguro ese problema habría empañado a todo el Centro Democrático.

Uribe es el gran elector de Colombia. Al margen de los golpes que permanentemente le propinan sus contradictores y enemigos, de los montajes que le han hecho y de las infamias que permanentemente lanzan en su contra, su liderazgo continúa creciendo exponencialmente.

Iván Duque fue un candidato que logró consolidar una imagen propia. Hizo su campaña respaldado por el presidente Uribe, pero sus propuestas fueron autónomas, hecho que le fue reconocido por más de 10 millones de colombianos que votaron por él en la segunda vuelta.

Si bien hay que felicitar al doctor Duque por su merecida victoria, también hay que extenderle esa congratulación al presidente Uribe, un hombre que con generosidad continúa trabajando por el bien nuestra patria.

Si Colombia se salvó de caer en el abismo chavista que ofrecía el candidato de la extrema izquierda, Gustavo Petro, fue gracias al trabajo denodado del presidente Uribe que se enfrentó, contra viento y marea, a la extrema izquierda empoderada por Juan Manuel Santos en los últimos 4 años.

Nadie puede dudar de la legitimidad y transparencia de la victoria de Iván Duque. Su victoria, amplísima e incontrovertible, registrada en 24 de los 32 departamentos del país, le otorga al nuevo presidente de la República un mandato amplio para que inicie un gobierno que saque a Colombia de la grave crisis en la que la introdujo Juan Manuel Santos.

Y al lado de Duque, durante este nuevo gobierno, estará el gran expresidente Uribe, el líder indiscutible de Colombia.

@IrreverentesCol

Publicado: junio 18 de 2018