Para nadie es un secreto que el Distrito de Buenaventura ha estado rezagado en términos de desarrollo social frente a una gran parte de nuestro país. A pesar de su importancia económica por la presencia del puerto más importante del país, los desafíos en superación de pobreza, en seguridad, en educación, creación de oportunidades laborales entre otros, son enormes y deben convertirse en una prioridad para la totalidad de los colombianos, sin importar color político o ideológico. 

El gobierno del Presidente Iván Duque ha entendido la dimensión del reto y ha desplegado importantes acciones desde el ministerio del Interior, acompañando la implementación de los acuerdos firmados con el paro cívico, desde el Ministerio de Defensa se adelanta una labor contundente para desarticular las estructuras criminales con presencia en el puerto, desde el Ministerio de Transporte el compromiso con las obras de infraestructura vial es incontrovertible, Minas trabaja fuerte por hacer realidad el sueño de la regasificadora, la lista podría continuar.

Sin embargo estos compromisos deben ser reforzados por un compromiso político, ciudadano, académico y empresarial que trabaje desde distintos frentes por el desarrollo del puerto. La ciudad hoy enfrenta un gran problema y es la incapacidad técnica de la administración local para formular proyectos que respondan a los criterios de la financiación nacional e internacional. Los recursos existentes en diferentes bolsas como, “Todos Somos Pazcifico”, FonBuenavenura u OcadPaz, han tenido dificultad para ser ejecutados, toda vez que no existen proyectos que cumplan con los criterios de formulación.

Un ejemplo que ilustra bien esta situación es el crédito aprobado por el BID para acueducto y alcantarillado, dentro del marco de Todos Somos Pazcifico, que asciende aproximadamente a 80 millones de dólares, y con el cual se impactaría positivamente uno de los problemas de servicios públicos y salubridad más fuerte que enfrenta la ciudad portuaria. Estos recursos, siguen sin cumplir su propósito ya que no se ha presentado un proyecto que cumpla con las especificaciones técnicas.

Buenaventura debe avanzar de manera urgente en proyectos que entreguen garantías de servicios públicos y salubridad, en la formulación de un nuevo POT, proyectos de educación específicos para el puerto donde se de especial importancia al bilingüismo, continuar con la lucha frontal contra las estructuras criminales, un plan especifico de atracción empresarial, entre algunos otros frentes que han sido diagnosticados por diferentes entidades como la Cámara de Comercio, Propacifico, asociación de comerciantes, asociación de pescadores entre otros importantes actores.

Desde el senado he trabajado de manera conjunta con el gobierno nacional para hacer viable una agenda para Buenaventura, y estaré dispuesto a participar en esta gran alianza que necesita nuestro puerto. Parémosle-Bolas y unamos esfuerzos para entregar las herramientas de formulación al gobierno local, generemos una sinergia con la gobernación del Valle, la Nación, los empresarios del puerto, la sociedad civil y la academia para lograr la construcción de los proyectos que realmente impacten las necesidades de nuestra tan querida Buenaventura.

@gabrieljvelasco

Publicado: marzo 29 de 2021