Las tendencias siguen marcando a Iván Duque y Gustavo Petro en la delantera por la intención de voto de los colombianos. Lo cual me alegra por Iván y me preocupa por Petro.

Si no logramos pasar en una primera vuelta y conseguir la victoria, estamos condenados como Nación, a ser la Venezuela que nos atemoriza y por la cual vemos día a día, como un grupo de personas, que llegaron al poder por medios populistas, el discurso de odio en contra de la clase que genera empleos y mueven la economía, agarraron el país para tragárselo y de qué forma.

35 kilos pesaba una venezolana que huyó despavorida del hambre en su país. Yoli, es profesional y trabajaba como directora de farmacia en una clínica de San Cristóbal. Ella, jamás votó por Chávez, pero tampoco mostró resistencia. Quizás pensó que la política nada tenía que ver con ella y pagó a un alto precio esa sentencia.

La política tiene que ver con todo, es la columna vertebral que nos hace caminar y mantenernos de pie y se fortalece con el voto de todos, así tenga defectos. Yoli, hoy lamenta no haber sido parte activa entre sus vecinos, entre sus compañeros de trabajo, para evitar que subiera un Chávez y su circo de muerte al poder.

No quiero escribir mucho, pero si quiero tener la conciencia absolutamente en paz, y dejar constancia en estas columnas, que evité la subida de un Petro, que es mucho más nefasto para Colombia de lo que fue Chávez o Maduro para Venezuela. Petro, ha demostrado, no tener escrúpulos a la hora de gobernar, a la hora de robar, a la hora de posar de “ambientalista” cuando le entrega una reserva ambiental a la constructora de la familia de su mujer. Petro lleva el discurso del odio y no dudará en sembrarlo del todo en Colombia, para ayudar a la división de clases, para “subsidiar” al pobre por un corto tiempo mientras desangra los capitales que generan empleo. Están advertidos, aquí solo hay una única oportunidad, o es Duque o nos vamos para el carajo.

Yoli vende obleas en una esquina de Bucaramanga mientras piensa cómo traerse a su familia para que no sigan aguantando hambre en Venezuela. Los vecinos de Yoli, que, en su momento, apoyaron a Chávez porque era el “amigo de los pobres” están arrepentidos.

Dios proteja a Venezuela para que pronto salga de su mala hora e ilumine al ciudadano colombiano para que no apague la luz de la esperanza con Duque para Colombia.

Ciudadano, trabajemos por el futuro.

Duque el Presidente de todos.

PD.

Si Roy Barreras odia a Ivan Duque y apoya a German Vargas…

Si las Farc, apoyan a Petro…

Si de La Calle apoya a Santos y Santos apoya a German Vargas… usted quién cree que puede salvar a Colombia. Dele la oportunidad a la juventud, Duque es un lienzo en blanco en donde todos nos podemos pintar. Duque no tiene experiencia en el gobierno y eso me alegra en el alma, Petro ha demostrado que no supo gerenciar a Bogotá, quedó claro que Germán Vargas, siempre ha estado en lo público, fue el copiloto del avión que se estrelló y ahora se hace el pendejo.

@LeszliKalli

Publicado: abril 26 de 2018