Acertada, inteligente, ponderada y muy oportuna la propuesta hecha por el ministro de Justicia, Wilson Ruiz en el sentido de que es necesario fortalecer los castigos penales contra el vandalismo.

En criterio de Ruiz, los vándalos deben ser atacados de frente por todas las instituciones como Fiscalía y Procuraduría. Es cierto lo que dice el ministro cuando ratifica que aquellos que bloquean una vía, están atentando contra los derechos fundamentales de todos los colombianos, pues ponen en jaque su derecho a la locomoción, pero más grave aún, los somete a desabastecimientos y carestías, tal y como está sucediendo.

La protesta no concede licencia para que unos desadaptados paralicen el país. El anuncio hecho por la empresa Alpina diciendo que cerrará su planta de procesamiento ubicada en el municipio de Sopó es muy preocupante. Consecuencia de los bloqueos de las carreteras, Alpina no está recibiendo la leche que requiere para la fabricación de sus productos. Al cerrar la planta, miles de empleos directos e indirectos quedan en suspenso. Increíblemente, los que supuestamente están reivindicando los derechos de la clase media, terminaron por afectarlos de manera irremediable, poniendo en grave riesgo su estabilidad laboral.

Colombia no está padeciendo un movimiento de masas mayoritario. Se trata de una manada de vándalos que, a punta de terror, amedrentan a la inmensa mayoría de ciudadanos pacíficos que, si bien tienen reproches frente a lo que está sucediendo en el país, no comparten el uso de la violencia para tramitar las quejas.

Nadie puede negarle a la gente su derecho a expresar su desazón ni a exigir unas mejores políticas públicas para hacerle frente a la catástrofe causada por la pandemia, pero sin violencia, sin incendios, sin asesinato de policías, sin saqueos, sin acoso sistemático a la sociedad, como efectivamente está haciendo el petrismo que, envalentonado, le ha dado rienda suelta al terrorismo.

Por eso, resultan de singular importancia los mensajes enviados por el ministro de Justicia respecto del combate frontal y sin ambages de los criminales. Ojalá el congreso se sintonice con la situación y con la realidad, enviando un mensaje de coherencia y tramite, cuanto antes, una reforma al código penal imponiendo duras sanciones a los vándalos.

Igualmente, el fiscal general ha hecho anuncios inequívocos. Se perseguirá y se llevará ante los jueces de la República a todos los delincuentes que cierren vías y que incurran en actos de violencia.

El país necesita recuperar el orden y para ello, se requieren acciones contundentes. Que los seguidores de Gustavo Petro sean notificados de que su fiestecita ha terminado.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 10 de 2021