“Menos impuestos, mejores salarios”. Aquella fue una de las consignas principales del Centro Democrático en la campaña de este año y gracias a la cual no solo logró consolidarse como el principal partido en el Senado, sino que llevó a Iván Duque a la presidencia de la República.

Cuando ejercía la oposición, el Centro Democrático fue siempre responsable y riguroso en sus propuestas. Valga recordar que las iniciativas del gobierno anterior que resultaban beneficiosas para el país, contaron con el respaldo decidido del CD.

En múltiples oportunidades, la colectividad uribista fustigó al gobierno anterior por el gasto desmedido, acusándolo de “derrochón” e irresponsable en el manejo de las finanzas públicas. El partido del presidente Uribe votó en contra de las reformas tributarias presentadas por Santos. El país recuerda los grandes debates que se llevaron a cabo para hacerle frente al incremento del IVA al 19%.

Santos, en vez de ahorrar y de suspender la repartición indiscriminada de mermelada, prefirió castigar el bolsillo de los colombianos y de los empresarios, generando un evidente desincentivo a la industria y, por supuesto, al consumo.

A lo largo de la campaña de Congreso y para elegir al presidente de la República, el doctor Uribe repitió incansablemente que “proponemos menos gasto público, menos impuestos y mejores salarios”.

Esa iniciativa fue recogida por el Centro Democrático en pleno, empezando por el hoy presidente Iván Duque.

Y como esto diciendo y haciendo, el presidente Uribe, que hace parte de la comisión séptima del Senado, presentó un juicioso proyecto de ley con el que busca otorgarle facultades al presidente de la República con el fin de que por una sola vez, fije un aumento del salario mínimo.

No se trata de una propuesta descabellada, pues parte de la base de que éste incremento debe hacerse cuidando que no vaya a haber consecuencias inflacionarias, o que se presente una afectación de las finanzas estatales.

Se ha explicado que de aprobarse, el incremento del salario mínimo será consignado en la cuenta de las cesantías de los trabajadores y se desembolsará de forma gradual para que se garantice que no habrá un influjo masivo de dinero al mercado que se reflejaría automáticamente en la inflación.

Se da por descontado que el presidente Duque respaldará la iniciativa del presidente Uribe, pues al fin y al cabo él, durante su campaña, prometió que aumentaría los salarios de los colombianos. El tiempo pasa volando y el gobierno está en la obligación de empezar, cuanto antes, a mostrar resultados y a cumplir sus promesas de campaña.

Iván Duque, en estos pocos días como presidente de la República ha dado sobradas muestras de ser un trabajador incansable. Un alto funcionario del gobierno le comentó a este portal, que las jornadas laborales se extienden hasta bien entrada la madrugada pues el afán del primer mandatario es el de empezar a mostrar resultados cuanto antes. Y uno de ellos, por supuesto, tiene que ser el de cumplir la promesa de subir el sueldo de los colombianos que tienen menos ingresos.

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 24 de 2018