Diferentes entidades del Estado como la Fiscalía General de la Nación, la Defensoría del Pueblo, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar –ICBF- y organizaciones humanitarias internacionales de la más alta credibilidad han documentado miles de casos de niños que en los últimos años han sido víctimas de reclutamiento forzado por parte de las Farc.

Para nadie es un secreto que esta ha sido una práctica generalizada y sistemática de esa organización terrorista. No se trata de hechos aislados ni de acciones humanitarias emprendidas por esa guerrilla que ha pretendido hacer creer que los menores que se encuentran en sus campamentos están allí buscando protección y cobijo.

A lo largo de las últimas décadas esa organización criminal vio en los niños de Colombia una inagotable fuente de combatientes. No hay una sola región del país donde esa estructura armada ilegal tenga presencia en la que no estén registrados casos por reclutamiento forzado de menores.

Se trata de niños y niñas que fueron sacados de sus hogares para ser conducidos contra su voluntad a los campos de entrenamiento guerrilleros. Existe evidencia judicial de casos de niños de 9 años conducidos a la fuerza para engrosar las filas de las Farc. En el caso de las niñas, se ha evidenciado que ellas son utilizadas como esclavas sexuales.

El profesor e investigador de la Universidad Sergio Arboleda, Luis Andrés Fajardo realizó un muy completo estudio sobre la situación de la niñez en poder de la guerrilla. De acuerdo con el mismo, publicado hace apenas un par de años, el 47% del total de los integrantes de esa organización guerrillera ingresaron a la misma con menos de 18 años.

Desde que comenzó el proceso de La Habana, en diferentes oportunidades se le ha exigido a la guerrilla la desvinculación inmediata de los menores en su poder. El gobierno no hizo lo que le corresponde y decidió avanzar en los diálogos sin que se produjera el retorno de los niños a sus hogares.

En el Centro Democrático, la congresista antioqueña Margarita Restrepo, quien hace parte de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes, ha liderado una importante campaña con el fin de ejercer presión sobre la guerrilla para que produzca la desvinculación de todos los menores en su poder.

LOS IRREVERENTES hablaron con la parlamentaria para conocer su reacción frente a la devolución de los 8 menores que reportó el Comité Internacional de la Cruz Roja. Restrepo aseguró estar “desconcertada con la cifra de menores desvinculados. Esperaba que la Cruz Roja nos anunciara que las Farc devolvieron a los 3 mil niños y que están llevando a cabo el procedimiento para llevar a feliz término el regreso de ellos. No es admisible que la espera que hemos tenido que hacer durante todos estos años se traduzca en el regreso de 8 menores. Me alegro inmensamente por ellos, pero me pregunto: ¿dónde están los otros 3 mil, qué les pasó, dónde se encuentran?”.

Así mismo, Restrepo señaló que el gobierno ha sido cómplice de la guerrilla de las Farc en el ocultamiento de este delito: “Desde que llegué al Congreso en julio de 2014, estoy preguntándole a la Presidencia de la República, al Alto Comisionado para la Paz Sergio Jaramillo, al negociador Humberto de La Calle y a la directora del ICBF qué medidas han adoptado para identificar y lograr la desvinculación de los menores. Las respuestas han sido vagas, ambiguas y temerosas. Jugaron con el tiempo, permitieron que éste pasara pensando que olvidaríamos el asunto. La inacción del gobierno lo convierte en cómplice de lo que pueda sucederle a los menores que no sean desvinculados. Porque nadie en Colombia ni el mundo va a creer que en las filas de la guerrilla sólo hay 8 menores de edad. Y que ahora no nos vayan a decir que van a devolver de 8 en 8 a los 3 mil que tienen en sus campamentos”.

Por ahora, lo que queda claro es que la guerrilla sigue burlándose de los colombianos. Su voluntad real de paz es nula. Jamás van a  reconocer sus delitos, no pedirán perdón y mucho menos contarán la verdad de las atrocidades que cometieron, empezando porque en sus guaridas hay mucho más que 8 niños sufriendo los rigores de la violencia en todas sus manifestaciones posibles.

@IrreverentesCol