Análisis de Camilo Rubiano Becerra

La semana pasada, el Departamento de Estado de los Estados Unidos, publicó su más reciente informe titulado International Narcotics Control Strategy Report, en el que evidencia de manera preocupante, el incremento de los cultivos de coca en el país.  Señala que entre el año 2014 y 2015 estos cultivos aumentaron un 42% y que la cifra para el 2016 supera las 200.000 hectáreas. Adicionalmente, advierten que las FARC, han aprovechado el proceso de paz con el gobierno para consolidar su negocio. El mismo informe los denomina como el grupo narcotraficante más grande de Colombia. En este espacio en el mes de septiembre denunciamos cómo en medio de los acuerdos se estaba aumentando de manera significativa los cultivos de coca, a lo que el gobierno calló y de manera irresponsable no actuó.

De otro lado, la situación de Colombia es compleja. Los índices negativos que tiene la economía,  está golpeando fuertemente el bolsillo de los colombianos, el Dane informó que  el desempleo sigue creciendo y que la confianza del consumidor continúa en terreno negativo. Mientras tanto, el gobierno sigue ignorando la realidad y sigue adelante con su afán de reformar la Constitución a través del Fast Track, como señaló María Isabel Rueda en su más reciente columna “A qué Presidente serio se le ocurriría reformar la Constitución por Fast Track”. La burla hacia los colombianos día a día es mayor por parte de Santos y su gobierno y es algo que no se puede seguir soportando.

Por eso, el 1 de abril, se tendrá la oportunidad de salir a las calles a pedirle respeto al presidente Santos. Se tendrá la oportunidad de hacer valer los derechos como colombianos, de exigirle al gobierno el respeto por la Constitución y la ley, se podrá rechazar de manera enérgica las cuentas de cobro que pasó el ministro Cárdenas con la reforma tributaria, a causa del excesivo gasto, burocracia y mermelada. El país entero, el 1 de abril tiene que reclamarle al gobierno que aclare los temas de corrupción en los que se ha visto involucrado y pedirle respeto al ministro Cristo por crear cortinas de humo para desviar la atención, con propuestas fuera de contexto y que intentan alterar las reglas de juego en las elecciones del 2018.

La marcha que se está convocando para el 1 de abril, debe ser una marcha de todos los colombianos que están cansados de un gobierno que abusa de su poder todos los días, sin caer en cuenta que su nivel de desaprobación es la más alta en la historia reciente del país. Por eso, es importante que los colombianos sepan que el 1 de abril lo que habrá es Una Marcha Por Colombia.

@camilorubianobe

Publicado: marzo 6 de 2017