El polémico presidente de la comisión de acusaciones, John Jairo Cárdenas anunció con bombos y platillos la apertura de una investigación en contra del presidente Iván Duque, como consecuencia de las denuncias hechas por la fugitiva Aida Merlano.

Según Merlano -tratada como huésped de honor de la dictadura venezolana-, Duque se benefició de la compra de votos en la segunda vuelta de 2018, una acusación que no tiene prueba alguna y que se cae por dos razones: la primera, y más importante, es que ella estaba en la cárcel cuando tuvieron lugar esas elecciones, razón por la que no pudo ser testigo de lo que ha denunciado. Y la segunda: en Atlántico, Duque perdió en primera y segunda vuelta. En aquel departamento, Petro arrasó. 

El congresista Cárdenas, de reconocida fidelidad con Juan Manuel Santos, es uno de los más enconados opositores al gobierno de Iván Duque. 

En virtud de su condición de presidente de la comisión de acusaciones, asumió la investigación contra Santos por el ingreso de dinero de Odebrecht a su campaña presidencial. 

Para muchos, Cárdenas es a Santos lo que el controvertido Heyne Mogollón fue a Ernesto Samper. No es difícil prever que la investigación por el caso Odebrecht no prosperará. 

En su momento, LOS IRREVERENTES revelaron las fotografías que demuestran que en 2014, John Jairo Cárdenas hizo campaña conjunta con Juan Manuel Santos. 

Los recursos de Odebrecht fueron destinados para sufragar la publicidad y, sospechosamente, Cárdenas y Santos tenían vallas y pasacalles conjuntos. 

La campaña de Iván Duque se manejó con pulcritud. Las cuentas de la misma, no dejan espacio para las dudas. El gerente, Luis Guillermo Echeverri, ha hecho pública la relación de ingresos y gastos. Para la segunda vuelta, cuando la Merlano asevera que se hizo la compra de votos, la campaña no recibió un peso de aportes, pues la financiación se hizo exclusivamente a través de anticipos y créditos bancarios que fueron avalados y cubiertos con el dinero producto de la reposición de votos. 

En palabras del propio Echeverri, “durante la campaña de la segunda vuelta, el gerente y el comité financiero determinaron no recibir ningún aporte o donación en cheque o especie de ningún tercero… Esta campaña se financió única y exclusivamente con el anticipo estatal establecido en la ley, créditos bancarios y del partido Centro Democrático, debidamente avalados por el mecanismo legal de pignoración de votos. Por lo tanto, ninguna persona puede afirmar que aportó recursos de ninguna índole…”. 

La declaración del gerente Luis Guillermo Echeverri, deja sin piso la delirante acusación de Aida Merlano que ha servido de fundamento para que el activista del santismo, John Jairo Cárdenas ordenara la investigación contra el presidente Duque y que servirá como cortina de humo para desviar la atención de lo realmente importante: el proceso que debe adelantarse en contra de Juan Manuel Santos por habérsele vendido a Odebrecht, empresa que irrigó con miles de millones de pesos a las tesorerías de sus campañas de 2010 y 2014. 

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 26 de 2020