Cada vez estamos más cerca de los comicios regionales en donde los ciudadanos podrán tomar la decisión sobre la hoja de ruta que quieren para sus ciudades y departamentos en los próximos 4 años. Esta situación nos estimula a pensar en las necesidades del Valle del Cauca y la posibilidad de elegir un gobierno departamental que nos permita volver a encabezar la lista de los departamentos más importantes y competitivos del país.

Para lograr este objetivo, es fundamental que los candidatos le Paren-Bolas a cinco temas esenciales para el desarrollo integral de la región: la salud; la movilidad de Cali y la conectividad con su área metropolitana; el crecimiento agroindustrial; resolver la deuda social histórica con Buenaventura, así como lograr su competitividad; y brindar soluciones reales para el resurgir de los activos públicos productivos.

Pero iniciemos con la discusión de la salud. Hoy el estado de los hospitales públicos de la región es deficiente y no brinda las condiciones necesarias de atención a sus poblaciones, generando la necesidad de trasladar los pacientes a ciudades principales para buscar una mejor atención. Este fenómeno no solo impacta de manera directa el bolsillo de los familiares que deben desplazarse a acompañar a sus familiares convalecientes, sino que genera que nuestra población más vulnerable, no pueda acceder a servicios de salud dignos sin tener que realizar largos viajes e innumerables trámites. Es por esto que una revisión real sobre el estado de los hospitales públicos del departamento debe convertirse en una prioridad para quienes aspiren a ocupar el cargo de gobernador.

En segundo lugar, es importante pensar en estrategias reales para solucionar el problema de movilidad de Cali y su conexión con los municipios que rodean la capital del departamento. Hoy es una realidad que gran parte de la fuerza laboral de Cali se desplaza desde municipios como Yumbo, Candelaria, Pradera, Jamundí o Palmira. Por esta razón es necesario pensar en un área metropolitana de Cali con conexión e integración real, un tren de cercanías y otras iniciativas que nos permitan convertirnos en un enclave para el desarrollo urbano y económico del departamento.

Así mismo, los aspirantes al primer cargo de elección popular del departamento, deben abrir una discusión técnica y amplia sobre el desarrollo de la agroindustria en la región. Por años hemos hablado acerca del Valle del Cauca como la despensa de alimentos del país y hemos visto cómo la llegada de nuevas industrias como la porcicultura y la industria avícola han abierto nuevas posibilidades de desarrollo para la región. Esto no debe quedarse como una anécdota, por el contrario, debe fortalecerse como una política departamental, que busque impulsar nuevas oportunidades en el agro incluyendo planes para el crecimiento de nuestro sector hortofrutícola, al cual deben dársele las condiciones necesarias para tener el crecimiento adecuado.

Cómo no centrar nuestra atención en la deuda social histórica con Buenaventura y en la adopción de medidas definitivas para recuperar nuestro puerto. No puede ser que el 70% de la población no tenga agua sino cada 8 horas, el hospital no funcione de manera eficiente, el colegio pase trabajos y las oportunidades de empleo sean escasas. Se requiere terminar la infraestructura esencial: llevamos 11 años construyendo la vía Buga-Buenaventura y nos dicen que en 2025 estará terminanda. El ferrocarril del Pacífico no opera, la vía Mulaló-Loboguerrero nada que arranca, la profundización del canal debe ser a 15 metros, la segunda línea de energía tampoco se realizó. En fin, tenemos muchos pendientes con nuestro puerto y su gente que no dan espera.

Por último, quien ostente el título de gobernador y aunque algunos sean de su resorte y otros no sean de su responsabilidad directa; debe liderar la discusión por recuperar los activos productivos publicos; promover el resurgir de la licorera, de Acuavalle, los juegos de azar de la beneficencia y la recuperación de nuestras empresas públicas municipales. Se debe generar un gran acuerdo en defensa del patrimonio público que incluya, alcaldes, empresarios, trabajadores, academia y a los ciudadanos, que se unan bajo la bandera de salvar estos importantes iconos de la región que tanto orgullo nos han dado.

La carrera para la elección de alcaldes y gobernadores está abierta. Depende de nosotros tomar las mejores decisiones para recuperar el liderazgo del Valle del Cauca y devolverle a la región su peso político y económico en la agenda del desarrollo nacional.

@gabrieljvelasco

Publicado: marzo 18 de 2019