Cumpliendo con lo dispuesto en varios decretos el Gobierno Nacional publicó la hoja de vida de Sergio Isnardo Muñoz Villareal, para optar al cargo de Superintendente de Subsidio Familiar; la superintendencia es la encargada de vigilar a las Cajas de Compensación Familiar y a las entidades que se constituyan con recursos de las cajas.

Este nombramiento no causaría alerta ni asombro en sectores políticos afines y aliados al Gobierno del Presidente Iván Duque, sino es por recorrido particular que ha tenido el futuro Superintendente en la vida política de Santander.

Sergio Muñoz, inició su carrera burocrática al lado del exrector de la Universidad Industrial de Santander (UIS) Jaime Alberto Camacho Pico, cuando lo nombró Jefe de Control Interno (2005). En esa época se destapo uno de los escándalos más escabrosos de la UIS. El rector Camacho, terminó de interlocutor en una llamada telefónica con un paramilitar donde se hablaba de un “Plan Pistola” contra estudiantes y trabajadores del alma mater. Ese hecho terminó con sanción de destitución e inhabilidad por 11 años por parte de la Procuraduría contra Camacho Pico.

Pero realmente los primeros pasos en política de Sergio Muñoz, los dio de la mano del exgobernador y actual Senador de la República, Richard Aguilar, quien para esa época militaban en el Partido de Integración nacional (PIN). Muñoz, se convirtió en uno de los hombres de confianza de Aguilar, lo que le permitió llegar a la Secretaria de Planeación departamental con una tarea específica, ser interlocutor con el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos, en la estructuración del Contrato Plan, que terminó siendo narrativa de ilusiones y promesas, obras inconclusas como la fallida pavimentación de la vía San Gil – Charala – Duitama.

La astucia de Muñoz, y su capacidad manipuladora y aduladora logró que la “Casa Aguilar” lo apoyará para ser candidato a la Alcaldía de Bucaramanga en las elecciones del 2015 con el aval de un partido de garaje (MAIS). Derrotado Sergio Muñoz, alegó traición en medio de la campaña por parte de los Aguilar, achaque que sirvió para abandonarlos y acercarse al gobernador electo Didier Tavera (quien ganó la elección con el apoyo del Partido Liberal y en especial del Senador Horacio Serpa Uribe, y derrotando a los candidatos de los Aguilar). En cuestión de semanas, Sergio Muñoz, conquista la confianza del gobernador Tavera, y de Horacio Serpa, logrando que lo volvieran a ubicar una vez más en la Secretaria de Planeación Departamental.

Se dice en los mentideros políticos que Sergio Muñoz, se ganó ese voto de confianza -del Partido Liberal y del gobernador Tavera- al presentarse como el estructurador del Contrato Plan y como gurú en la gestión de proyectos ante el fondo de regalías; lo que significaba para el nuevo gobierno departamental conquistas presupuestales adicionales del orden nacional. La caña del Muñoz duró solo un año. En Febrero de 2017 el gobernador Tavera le pidió la renuncia al no ver avances en las gestiones prometidos ante el gobierno nacional.

Su salida de la secretaria de Planeación le cayó como anillo al dedo a Sergio Isnardo Muñoz, para iniciar una nueva migración política con vísperas a las elecciones presidenciales del 2018 y aterriza en el Partido Verde. En esos meses de agitación electoral se dedicó a la campaña presidencial de Sergio Fajardo en Santander, mientras promovía a la vez la candidatura al Senado de la República del Senador Liberal Jaime Duran Barrera.

La derrota electoral del Partido Verde en las elecciones presidenciales lo llevó a buscar refugio burocrático en la Agencia Nacional de Hidrocarburos en el Gobierno de Juan Manuel Santos, como recomendado del Partido Liberal. Finalizado el gobierno de Santos, regresa a Bucaramanga a convertirse en uno de los gestores de un proyecto de unidad de sectores progresistas y de izquierda que permitiera tener candidato a la Alcaldía de Bucaramanga en las elecciones regionales del 2019. Para lograrlo se le acerca al exalcalde Rodolfo Hernandez, quien les advertía de la necesidad de tener unidad para derrotar al Centro Democrático y a los partidos políticos tradicionales.

Las intrigas de Sergio Muñoz, quien creía tener asegurado el aval del Partido Verde y la victoria de la fallida consulta acordada entre los Partidos Verde, Polo, ASI, FARC, MAIZ, terminó con la polémica declaración del exalcalde Rodolfo Hernandez, contra Sergio Muñoz, quien lo definió “la prostituta de la política”. En medio de la polémica, Sergio Muñoz, rompe los acuerdos y termina de candidato a la Alcaldía con el aval del partido de cajón de Gustavo Petro; sin que dejará de pasearse por las tarimas del Polo Democrático.

Pero esto no es lo grave de Sergio Muñoz. Lo inaudito y absurdo es que un opositor radical y rabioso del Gobierno Nacional sea seleccionado y postulado para el cargo de Superintendente de Subsidio Familiar, y que él mismo que lideró las marchas del mes de noviembre de 2019 contra el Presidente Iván Duque, se presente con su particular sonrisa para asumir como nuevo Superintendente del gobierno que combatió hasta hace pocas semanas.    

Se necesita ser cínico, incoherente, embaucador y charlatán, y estudiante juicioso de la escuela de Roy Barreras, para enredar a políticos curtidos, a los asesores del Gobierno Nacional, sin inmutarse.    

P.D. No busquen las cuentas de Sergio Muñoz, en redes sociales: como buen calculador y burócrata de oficio las cancelo para no dejar prueba de sus arengas y deslealtades.    

@LaureanoTirado

Publicado: mayo 12 de 2020