Los electores de Medellín se pronunciaron, votando mayoritariamente por Daniel Quintero Calle, el candidato del petrismo que hizo una campaña eficiente, con la que logró derrotar a Alfredo Ramos, el aspirante del Centro Democrático.

Como demócrata integral, debo acatar con respeto la voluntad de los ciudadanos, lo que no me impide elevar dudas respecto del futuro de mi ciudad, que quedará en manos de un gobernante sobre el que personalmente tengo serias dudas y reparos.

El tiempo se encargará de emitir un veredicto definitivo.

Quiero valerme de esta columna, para enviar un mensaje de agradecimiento a Alfredo Ramos, quien hizo una campaña estupenda, dialogando con la comunidad, proponiendo alternativas serias y viables para las múltiples problemáticas de la capital antioqueña.

Al momento de escribir estas líneas, no se conocen los resultados de las corporaciones públicas, pero quiero resaltar la labor de 3 personas con las que trabajé en esta campaña. Se trata de candidatos que trabajaron de sol a sol, movidos por la convicción de nuestros postulados ideológicos. En Medellín, a Carlos Ríos, aspirante al concejo, persona que tiene una impresionante proyección política. Su futuro, es promisorio.

Igualmente, a Julián Otálvaro, quien fue candidato a la asamblea departamental de Antioquia.

Especial reconocimiento, merece la joven Laura Medina, una mujer que  estoy segura llegará muy lejos en la política, y que presentó su nombre en la lista del Centro Democrático al concejo de Bogotá.

También quiero felicitar a Robinson Mendoza, un uribista a carta cabal que aspiró al concejo de la ciudad de Cartagena.

El Centro Democrático es un partido sólido y maduro. Con la misma serenidad que ha asumido sus victorias, afrontará el revés observado en las elecciones de ayer. Nos queda a los uribistas, la satisfacción de haber hecho una campaña consciente, seria, programática, en la que abundaron las propuestas programáticas.

@MargaritaRepo

Publicado: octubre 28 de 2019