Con una fianza de 100 mil dólares, la instalación de un brazalete electrónico, el exministro Andrés Felipe Arias fue liberado.

La decisión del juez federal John O’Sullivan de conceder la libertad bajo fianza de 100 mil dólares a Andrés Felipe Arias, es la primera victoria judicial del exfuncionario que fue detenido a finales del mes de agosto.

Como es sabido, Arias fue capturado hace casi 3 meses en su casa ubicada en el condado de Broward, pocas millas al norte de la ciudad de Miami, en cumplimiento de una orden de extradición emitida por la Corte Suprema de Justicia de Colombia. Desde entonces se encontraba confinado en la cárcel de máxima seguridad del centro de la ciudad de Miami, un edificio gélido al que son remitidos los criminales más peligrosos a quienes no se les permite ni siquiera recibir la luz del sol.

Desde su captura, hecho que generó conmoción en un importante sector de la sociedad y de la política de Colombia, Arias no había podido ganar una sola de las batallas judiciales libradas por sus abogados. Dos veces consecutivas le fue denegada la libertad bajo fianza. La primera vez, porque la juez que presidió la audiencia determinó que existía riesgo de fuga. Unas semanas después, la defensa del exfuncionario apeló la decisión razón por la que el caso volvió a ser valorado. Al resolver la apelación el juez que le correspondió el caso consideró que en éste no se cumplían razones especiales, razón por la que decidió que Arias continuara privado de la libertad.

En criterio de algunos abogados que leyeron el argumento de los abogados defensores que le apostaron a tumbar la detención de su cliente por el hecho de que en los años 80’s del siglo pasado la Corte Suprema de Justicia de Colombia había declarado inconstitucional la ley que ratificó el tratado de extradición celebrado entre Colombia y los Estados Unidos, el alegato tenía todo el sentido jurídico del mundo, pero resultaba muy difícil de vender.

El hecho de que el juez O’Sullivan hubiera acogido esa tesis, es un avance muy importante y un logro significativo en la batalla jurídica del exfuncionario uribista para evitar su extradición a Colombia.

La fiscalía del distrito sur de Miami, que en este caso representa al gobierno de los Estados Unidos, ha dicho que se debe proceder a la extradición de Arias por cuanto los Estados Unidos tienen que ser recíprocos con Colombia, país que ha extraditado a miles de personas que son solicitadas por distintas cortes estadounidenses.

Otra razón por la que la fiscalía de los Estados Unidos ha estado tan decidida en proceder a la extradición del doctor Arias es porque con ella ha querido enviar un mensaje contundente en el sentido de que aquel país no está dispuesto a servir de refugio de personas que previamente han sido condenadas en Colombia. Así se lee en uno de los alegatos de la fiscalía en los que se opuso a la libertad bajo fianza solicitada por la defensa.

La decisión adoptada por el juez, de conceder la libertad bajo fianza, obligando a que al exfuncionario se le instale un dispositivo electrónico y prohibiendo que salga de su casa después de las 9 de la noche, no significa que el proceso de extradición haya extinguido. De hecho, éste continúa, pues la fiscalía insiste en que quien fuera precandidato a la presidencia de Colombia por el partido Conservador debe ser enviado de vuelta a Colombia para servir la condena de 17 años que le fue impuesta por la Corte Suprema de Justicia en el marco del escándalo de Agro Ingreso Seguro.

A partir de ahora, el doctor Arias tendrá un nuevo aliento para defenderse de la extradición en libertad y poder argumentar ante el juez John O’Sullivan que él es un perseguido político razón por la que no solo no puede ser extraditado sino que debe ser beneficiario del derecho de asilo, en virtud de las leyes internacionales.

@IrreverentesCol