Análisis de Camilo Rubiano Becerra

La semana que pasó, el Dane públicó los resultados sobre la pobreza en el país. Los resultados no fueron para nada alentadores. Entre los años 2015 y 2016 la pobreza aumentó un punto porcentual, quedando en el 28%. En términos reales, esto quiere decir que casi 13 millones de colombianos se encuentran en la pobreza.

El informe no termina ahí. Otro de los datos más preocupantes es el de la pobreza extrema. Colombia tiene una cifra alta de personas que viven en esa indeseable situación.  En un año, la pobreza extrema en el país pasó de 7.9% a 8.5%, lo que significa que cerca de 4 millones de colombianos se ubican en esa situación.

Ante esto, la acción del gobierno ha sido nula. Ciudades como Quibdó, donde los niveles de pobreza se encuentran en casi un 50%, el olvido es total por parte del gobierno nacional. Los casos de desnutrición y muerte de niños, que desde este espacio se ha denunciado, evidencian la irresponsabilidad del presidente Santos y su gobierno.

De la misma forma, otra de las ciudades con mayores índices de pobreza, es Riohacha donde el 45.5% de sus habitantes son pobres. De la misma forma que en la capital del Chocó, la corrupción y la falta de interés del gobierno nacional, son los causantes de las reprochables cifras de niños muertos por desnutrición.

Otro de los temas preocupantes revelados en el informe, es que en ciudades como Bogotá la indigencia aumentó, ubicándose en un 8.6%, situación que detona los problemas de inseguridad que hoy la ciudad tiene. Frente a esto, Santos tampoco ha actuado y eso se evidencia en las recientes reclamaciones que hizo el alcalde Peñalosa, sobre la necesidad de mayor inversión en cámaras y pie de fuerza.

Mientras la pobreza y los problemas que esto trae aumentan en el país, la única respuesta del gobierno es golpear directamente los bolsillos de los ciudadanos, con una reforma tributaria que subió el IVA al 19%. Aquello no se constituye en una ayuda; por lo contrario es un detonante adicional para que la pobreza siga el camino del crecimiento. Uno de los factores según el Dane de estos vergonzosos resultados, fue la inflación, y según varios analistas la reforma tributaria va a incrementar en cerca de 1.5% la inflación de este año.

Esta es una de la muchas razones, por la que los colombianos tenemos que salir a marchar el próximo 1 de abril. La calle es el escenario perfecto, para exigirle a un gobierno que responda por sus hechos.

Es por esto, que este 1 de abril, Colombia unida saldrá a gritar ¡No más Santos!

@camilorubainobe

Publicado: marzo 27 de 2017