No pocas veces las sociedades han dado muestras de exasperación y saturación frente a la clase política tradicional, razón por la que figuras de gran prestigio pero que no hacen parte del mundo político ni de los partidos tradicionales terminan convirtiéndose en alternativas reales de poder.

El caso más reciente y claro de un ‘outsider’ fue el ahora expresidente Donald Trump quien sin muchas posibilidades reales, entró en la competencia por la nominación del partido Republicano para las elecciones de 2016.

Se enfrentó a pesos pesados del establecimiento del GOP –Grand Old Party-, como los exgobernadores de Florida y Ohio, Jeb Bush y John Kasich y a senadores con gran peso como Marco Rubio y el poderoso texano Ted Cruz.

Trump pudo capitalizar a favor suyo el descontento que el conservatismo estadounidense observaba frente a los políticos tradicionales de su partido. Y poco a poco fue sobrepasando a sus rivales, que eran políticos experimentados, hasta llegar a un punto de no retorno. En todas las primarias ganó por amplio margen.

El propio establecimiento republicano, que en un comienzo veía inviable su aspiración, tuvo que reconocer que el ‘outsider’ Donald Trump era una opción con vocación para ganarle a la poderosa Hillary Clinton, quien aspiraba a ser el reemplazo de Barak Obama.

Contra todo pronóstico, Trump recogió al partido republicano, se enfrentó a los demócratas y ganó las elecciones en 2016.

Durante el reciente proceso electoral de los Estados Unidos, cuando el partido demócrata aún no había identificado al candidato con el que enfrentaría la aspiración reeleccionista del señor Trump, los ojos de muchos empezaron a posarse sobre el fundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.

En Bogotá, en los años 90, emergió un académico sin reconocimiento político ninguno que, a punta de pedagogía, logró ser alcalde dos veces de la capital colombiana.

Cuando los partidos políticos se alejan de la gente, cuando se convierten en aparatos anquilosados cuyos dignatarios se concentran en los asuntos de la mecánica menor, los electores buscan desesperadamente a un outsider que los represente y los gobierne.

Algunos teóricos de la ciencia política, aferrados a los conceptos tradicionales relacionados con la necesidad de partidos políticos sólidos como elementos básicos para el fortalecimiento del sistema político presidencialista.

Pero las realidades sociales y la desconexión entre las estructuras partidistas y las necesidades cotidianas de los ciudadanos, son terreno abonado donde germinan movimientos espontáneos que impulsan a los llamados ‘outsiders’, que en breves palabras puede ser definido como alguien nuevo, sin experiencia mayor en el manejo de las minucias propias de la política menudeada, pero que tiene una trayectoria personal y profesional que le permite presentar una alternativa de gobierno refrescante que se sintoniza con el clamor de un sector significativo de la ciudadanía.

La muerte del ministro Carlos Holmes Trujillo genera un vacío en el Centro Democrático en particular y en la coalición en general. Era, de lejos, el que mayores posibilidades tenía para enfrentar a la corriente santista y neocomunista.

El uribismo tiene, por el momento, a tres precandidatos: las senadoras Paola Holguín y Paloma Valencia y el exviceministro Nieto Loaiza.

Ninguno cuenta con mayor experiencia. Juega a favor de las dos parlamentarias que al menos ellas tienen recorrido en la arena electoral y, al decir popular, saben conseguir votos.

Aquello no es suficiente.

Ante la ausencia de una figura fuerte en el seno del CD, dirigentes de esa colectividad han empezado a hablar de personas como la exministra Alicia Arango, opción que tiene buena acogida en el sector duquista. Pero otro grupo importante no descarta que también es importante identificar a un ‘outsider’ que sacuda el tablero político.

Las dificultades políticas, son buenas oportunidades para estimular la imaginación, para explorar nuevas alternativas y, sobre todo, para romper viejos tabúes que oxidan a los partidos.

¿Terminará el Centro Democrático apostándole a un ‘outsider?

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 4 de 2021