En el cierre de su más reciente gira a los Estados Unidos, el presidente Duque, ante un auditorio de más de 600 personas, envió un mensaje que no deja espacio para las dudas, respecto de su compromiso, cercanía y solidaridad con el presidente Uribe.

Ante la pregunta de una colombiana que asistió a la conferencia del presidente Duque, relacionada con el llamado a indagatoria que la corte suprema le hizo al presidente Uribe, el mandatario de los colombianos respondió con contundencia: “Yo quiero ser muy claro en estas afirmaciones. A mi me corresponde, ante estas instancias judiciales, tener toda la prudencia. Pero yo quiero decir una cosa. Y la digo como colombiano. Yo he tenido la inmensa posibilidad de conocer a un gran ser humano, a una persona que ha trabajado siempre por nuestro país, con muchísima dedicación, con muchísimo compromiso. Yo, lo único que puedo decir de un ser humano a quien he tratado tantas veces y a quien considero un gran amigo, es que él ha dado su vida por servirle bien a Colombia. Y yo entiendo que en la política hay seguidores y hay detractores, pero creo que es incontrovertible su servicio a Colombia. Y eso es algo que tiene que estar en la reflexión de cualquier colombiano”. 

Declaración del presidente Iván Duque, respaldando al Presidente Uribe

Este perspicuo mensaje, a una semana de que el presidente Uribe atienda la miserable indagatoria a la que fue citado, expone de cuerpo entero la posición del primer mandatario. 

Es claro que el presidente Duque, en su condición de Jefe de Estado, debe observar respeto por las decisiones adoptadas por los poderes públicos, pero también es incontrovertible que para él, la inocencia, verticalidad y pulcritud del presidente Uribe son absolutas. 

Uribe es víctima de una inaudita persecución orquestada por la extrema izquierda e instrumentalizada por el sector más corrupto de la justicia colombiana, que se encuentra incrustado, como un cáncer voraz, en la corte suprema de justicia. 

El gobierno de Iván Duque tiene un innegable ADN uribista y eso se nota, tanto en las acciones como en los mensajes. La verticalidad con la que el presidente y su canciller han enfrentado a la satrapía venezolana, no deja espacio para las dudas: el día que Maduro y su pandilla caigan, habrá que otorgarle buena parte de los créditos al gobierno colombiano, ese mismo que no ha dado su brazo a torcer ni ha disminuido el tono de sus ataques y críticas a la banda criminal que ilegítimamente se ha entronizado en Venezuela. 

Ahora, cuando está a punto de consumarse la infame persecución contra el presidente Uribe, el presidente Duque ha fijado su posición, sin eufemismos ni dobleces: Uribe, en criterio suyo, es un hombre transparente.

Bien por el presidente Duque. Su mensaje era esperado ansiosamente por esa gran masa de ciudadanos uribistas que no han ocultado su indignación frente a la brutalidad de la corte suprema, tribunal corrupto que ha prefabricado un proceso, violando todos los derechos del presidente Uribe.

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 1 de 2019