En los próximos cuatro años el nuevo Presidente deberá resolver las problemáticas que nos aquejan donde se destacan la superación de la desaceleración económica, la implementación de los acuerdos de paz, el mal servicio de salud, la inoperancia de la justicia, la corrupción asfixiante y la inseguridad. 

Las opciones: Iván Duque y Gustavo Petro. Dos políticos que representan formas opuestas de pensar, ver y hacer la política. Dos caminos, uno de confianza, desarrollo, austeridad, vocación democrática y compromiso con la ciudadanía colombiana. El otro representa todo lo contrario: excesos, irrespeto a la institucionalidad, antidemocrático y potencialmente desastroso.

Aprovechemos la coyuntura para votar por el candidato que pueda sacar adelante la economía, fortalecer la confianza inversionista y asegurar el crecimiento de las empresas y el emprendimiento. No votemos por el candidato que asusta al empresariado, que frena al emprendedor y que incluso ya generó daños a la economía  reflejados en situaciones como la denominada “cláusula Petro”.

Apoyemos al candidato que impulsará las transformaciones que el campo necesita. No los cambios basados en ahogar en impuestos al “latifundio” o en “invitaciones” mezquinas para obligar la venta de empresas exitosas al Estado, sino en verdaderas políticas rurales que fomenten el desarrollo agrícola como pilar de la recuperación económica del país y la Paz.

NO esa paz a medias que pactó Santos con las FARC –bajo el beneplácito de personajes como Petro-, sino sobre un acuerdo que en serio garantice el bienestar de los desmovilizados, las víctimas del conflicto y el conjunto de una sociedad que desde el plebiscito de 2016 está dividida.

Los invito a votar por Duque porque a diferencia del candidato de la “Colombia Humana”, enfrentará con vigor al narcotráfico, combatirá el contrabando y pondrá en su lugar a organizaciones criminales como el ELN, que junto a las disidencias de las FARC y grupos como el EPL, querrán continuar con esos eternos procesos de “paz” que beneficiaron a genocidas como Timochenko, Márquez y Santrich. 

Votemos por Duque, porque sólo con él el país sacará adelante las reformas necesarias para que el conjunto de nuestras instituciones goce de personal honesto, cualificado y trabajador. No nos dejemos seducir por propuestas populistas e irreales, votemos por el programa más serio y el mejor candidato. Votemos por más legalidad, equidad y emprendimiento. Votemos por Duque y Marta Lucía Ramírez, quien será la primera Vicepresidente mujer de la historia de Colombia.

@ChriGarces

Publicado: junio 16 de 2018