Análisis de Camilo Rubiano Becerra

En el marco de los 207 años de independencia de Colombia, se llevó a cabo la instalación de la ultima legislatura del congreso realizada por el Presidente Santos.

En medio de este evento el Presidente dio un discurso bastante fantasioso ante el que se hace necesario hacerle varias aclaraciones y precisiones.

Primero, el Presidente dijo que esta instalación del congreso, es la primera en paz y con las Farc desarmadas. Se le olvidó decir que no han entregado la totalidad de las armas, que no se sabe cuántas armas tienen los milicianos y además no dijo que en el país la extorsión ha aumentado un 200% y que los cultivos de coca están en casi 200.000 hectáreas.

Segundo, el Presidente hablo de un país económicamente estable, algo que uno no entiende de donde saca tantos disparates, teniendo en cuenta que el primer trimestre del año 2017 fue el peor desde el 2009, con un lánguido crecimiento del 1.1%. Así mismo, el endeudamiento del país está por las nubes, solo el consolidado del sector publico pasó del 43% del PIB al 54%.

Tercero, habló de un país con oportunidades y que era atractivo para los inversionistas extranjeros. Cabe recordarle al mandatario nacional, que el mismo Banco de la Republica en días pasados, indicó como la Inversión Extranjera Directa había caído un 46.5% respecto del año pasado. Adicionalmente, el comercio atraviesa uno de sus peores momentos. Según Fenalco y el Dane, las ventas reales entre enero y mayo cayeron 1.4%, situación generada en gran parte por la irresponsable reforma tributaria impulsada por este gobierno.

Cuarto, presidente usted habló de un país equitativo en materia social, pues es importante que se entere si no lo sabe, que el año pasado hubo un aumento de 229.000 personas en la pobreza y de 285.000 en pobreza extrema.

Quinto, en el discurso habló de un apoyo irrestricto al campo colombiano. Es importante precisar que el presupuesto de este año para el sector agropecuario fue reducido en un 36% comparado con el del año pasado. Además, su insuficiente política agropecuaria, tiene en jaque hoy al sector ganadero por los brotes de aftosa.

Sexto, es increíble que Santos diga que los acuerdos con las Farc son de obligatorio cumplimiento para todos los poderes del Estado, teniendo en cuenta que el poder soberano del pueblo colombiano lo rechazó el pasado 2 de octubre.

Séptimo, tampoco es preciso decir, que su gobierno promueve una agenda ambiental, cuando actúa de manera mancomunada con el grupo narcotraficante más grande del mundo, que se la pasa talando árboles para expandir sus cultivos de coca en el territorio colombiano.

Por último Presidente, no prometa entregar cosas que no tiene, ese cuento de la popularidad no le queda bien a una persona que escasamente llega a un 10% de aprobación.

@camilorubianobe

Publicado: julio 24 de 2017