Empezamos este nuevo año con renovadas energías, grandes perspectivas y muy motivados para seguir trabajando por la defensa de nuestros ideales. El gobierno del presidente Duque, en las últimas semanas de 2018 observó un repunte significativo y los colombianos empezamos a ver el rumbo y los objetivos de su administración. 

Los buenos gobernantes son aquellos que, como Iván Duque, trabajan con disciplina y convicción, siempre atentos de la comunicación con la comunidad. Los talleres construyendo paíshan sido un verdadero éxito. La dinámica de los mismos es digna de aplauso y las regiones donde éstos han sido llevados a cabo celebran que el gobierno en pleno haya acudido a escuchar sus necesidades y plantear soluciones eficaces y rápidas. 

2019 será el año de la reactivación de nuestra economía, deprimida y marchitada por cuenta de la irresponsabilidad de Juan Manuel Santos quien hizo francachelas con el presupuesto público a lo largo de los 8 años de su mandato. 

Igualmente, Colombia se consolidará como el defensor de la libertad en Venezuela. Basta con observar el liderazgo de nuestro país ante el “grupo de Lima” para entender que el presidente Duque y su ministro de Relaciones Exteriores tienen el firme propósito de liderar los movimientos que sean necesarios para el restablecimiento de la democracia en el vecino país. 

En materia política interna, enfrentaremos una difícil campaña para las elecciones regionales. La izquierda liderada por Petro, seguramente hará proselitismo con bolsas llena de billetes en efectivo, como vimos en el indignante video cuyas consecuencias judiciales estamos esperando. Así mismo, las Farc buscarán quedarse con alcaldías y gobernaciones, en una campaña financiada con los miles de millones fruto del narcotráfico que Santos no les obligó devolver. 

Sigo creyendo que esos terroristas, en vez de estar posando de líderes políticos, deberían estar respondiendo ante la justicia por los múltiples crímenes y atrocidades que cometieron. 

Indefectiblemente, la JEP, tribunal que en dos años no ha observado un solo avance, deberá ser objeto de una profunda modificación. Es hora de que el país empiece a estudiar los cambios que hay que imprimirle al acuerdo con las Farc, acuerdo que valga recordar fue rechazado por la mayoría ciudadana el día en que el “No” se impuso en el plebiscito cuyo resultado fue desconocido por el hoy expresidente Juan Manuel Santos. 

El Centro Democrático, partido de gobierno y colectividad que ostenta el honroso título de ser el de mayor acogida ciudadana en nuestro país, tiene que seguir trabajando a brazo partido por el bienestar de los colombianos. Nosotros no hacemos política en tiempo electoral. Nuestro compromiso es permanente, sin importar el calendario o la hora del día. 

Ahora tenemos una doble responsabilidad: respaldar y acompañar al gobierno y enfrentar a la izquierda radical que intenta introducir en nuestro país el germen del “socialismo del siglo XXI”, ese mismo que destruyó a Venezuela desde sus más profundos cimientos y que ahora empieza a hacer daño en el México de López Obrador. 

Colombia merece recuperar la senda del desarrollo y progreso por el que la condujo el presidente Uribe entre 2002 y 2010. El daño que hizo Juan Manuel Santos está siendo enmendado por el presidente Duque y su estupendo equipo. Nosotros estamos convencidos de ello y por eso, durante el 2019, consolidaremos y sacaremos adelante la agenda legislativa que necesita el gobierno para cumplir con todas sus promesas de campaña. 

@MargaritaRepo

Publicado: enero 14 de 2019