Hacia las 2 de la madrugada del 9 de noviembre se confirmó lo que empezó a prefigurarse desde el comienzo del conteo de votos una vez inició el cierre de los colegios electorales de los 50 estados: la victoria del candidato republicano Donald Trump, al superar el número mágico de los 270 votos electorales, con lo que a partir del próximo 20 de enero el magnate se convertirá en el cuadragésimo quinto presidente de la unión.

Al poco tiempo se presentó ante sus seguidores que lo esperaban en la sede principal de su campaña en el centro de Manhattan y pronunció un discurso en el que se declaró presidente de todos los norteamericanos, pues aunque él obtuvo más votos electorales, su rival Hillary Clinton alcanzó más votos populares hecho que lo obliga a administrar con mucha cautela su victoria.

Con Trump empezará una nueva era en la política estadounidense, tanto en el ámbito interno como en el exterior. El diálogo político no seguirá los patrones que históricamente se han visto en el manejo de los asuntos públicos de los Estados Unidos.

Uno de los elementos por los que la candidatura de Trump tuvo tanta acogida en el pueblo norteamericano fue, precisamente, por su discurso contra el establecimiento bipartidista de Washington. Aquello le valió el respaldo de vastos sectores populares que llevaban décadas sintiéndose huérfanos en materia de liderazgo político. Ciudadanos que no se sentían representados por el establishment republicano o demócrata, vieron en la candidatura de Trump una alternativa. (Puede leer: “Elecciones EE.UU: así se elegirá al nuevo presidente”).

Efectos para Colombia

El gobierno de Barack Obama fue un aliado incondicional del proceso de paz de Santos con la banda terrorista de las Farc. Durante todo el tiempo de la mesa de negociaciones de La Habana, Obama envió a un amigo personal suyo en condición de observador permanente.

Valga recordar que por primera vez en la historia de los Estados Unidos, un secretario de Estado se reunió con la cúpula de una organización terrorista como en efecto sucedió en Cuba durante más de dos horas con ocasión del encuentro privado que sostuvo el secretario John Kerry con Timochenko y sus secuaces.

El discurso de Trump contra el terrorismo fue confrontacional y sin esguinces. Cero tolerancia con el crimen organizado, cero tolerancia con las estructuras ilegales que ponen en riesgo a la sociedad norteamericana.

En muchas de sus intervenciones se refirió al desafío planteado por ISIS y fustigando a Obama y a su rival aseguró que iría hasta el sitio donde se esconden los cabecillas de esa estructura terrorista para acabarlos. El suyo, es un discurso vertical en materia de lucha contra el terrorismo.

Por eso, muy difícilmente veremos a un presidente Trump dócil frente al proceso de paz de Santos con el grupo terrorista de las Farc cuyos principales cabecillas tienen cuentas pendientes con la justicia norteamericana por narcotráfico, secuestro y homicidio (Puede leer “Los extraditables de las Farc”).

No la tendrá fácil Juan Manuel Santos a partir del próximo 20 de enero. El respaldo con dinero de los contribuyentes norteamericanos a un posconflicto con una banda terrorista no encaja en el discurso de Trump quien, además, gobernará con mayorías republicanas tanto en el senado como en la Cámara.

Otro de los efectos inmediatos es que ni las Farc ni el Eln serán retirados de la lista de organizaciones terroristas del departamento de Estado. Tampoco se cumplirá el indulto que las Farc esperan se le conceda a alias Simón Trinidad, condenado a 60 años y quien se encuentra sirviendo su sentencia en una de las cárceles más seguras de los Estados Unidos.

Santos, imprudente, creyó que la victoria de Hillary Clinton era un hecho. En distintas oportunidades declaró que una presidencia de ella sería beneficiosa para su proceso de paz. Ahora que el pueblo estadounidense le ha dicho NO a un nuevo gobierno de los Clinton, Santos no la tendrá fácil con Trump quien no le va a caminar a la impunidad de una organización terrorista que ha atentado contra la seguridad de los Estados Unidos.

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 11 de 2016