Luisa Ortega Díaz, fiscal de Venezuela hasta hace unos pocos días, fue nombrada en su cargo en el 2007 por un período de seis años por una Asamblea Nacional controlada por el chavismo. En el 2014 la Asamblea le autorizó un segundo período por seis años más, sin embargo, ese período no lo pudo concluir.

Antes de convertirse en una voz crítica de Nicolás Maduro la Fiscal Ortega fue utilizada como herramienta judicial en la persecución sistemática del chavismo contra la oposición. El caso que más me impacta personalmente, tal vez porque me desgarra mi corazón de madre es el de Lorent Saleh.

Lorent es un muchacho de 26 años que desde el 2009 se convirtió en un activista que protagonizó marchas, protestas, huelgas de hambre y cualquier otro medio disponible para concientizar al mundo de las violaciones contra los derechos humanos en Venezuela. En el 2013 estuvo en Colombia y dio unas declaraciones en las que dijo “Estamos muy preocupados por Colombia ¿Qué pasa si aquí se consolida la fuerza castro-chavista? Yo vengo a decirles que nosotros necesitamos el apoyo de ustedes y ustedes tienen el apoyo de nosotros.”

Valiente apoyo el que encontró el joven Saleh. Una semana después de la famosa marcha en la que fue detenido Leopoldo López, Lorent se refugió en Colombia, tal vez previendo que podría correr la misma suerte del dirigente político de oposición. El 4 de septiembre de 2014 les avisó a algunas amistades que un carro sospechoso estaba rondando su residencia. Horas más tarde Migración Colombia lo detuvo y lo deportó con el fundamento del artículo 105 del Decreto 4000 de 2004 que señala la deportación de extranjeros cuando representen una amenaza contra la seguridad nacional o si son solicitados por las autoridades de otros países.

Al parecer Saleh no solamente se convirtió en alguien incomodo en su país, sino que logró incomodar a alguien en el nuestro, porque fue expulsado de Colombia y el pretexto de la Cancillería fue que Saleh tenía permiso de estar en el país con la condición de que no hiciera ningún tipo de actividad, pero estaba haciendo acciones proselitistas. El uribismo, al unísono, alzó su voz junto a la Yamile, la madre de Lorent, contra la entrega del joven estudiante a Maduro y además responsabilizaron personalmente a Juan Manuel Santos y a María Ángela Holguín por lo que le pudiera suceder.

Al llegar a Venezuela, Lorent se enfrentó a siete delitos imputados por la Fiscalía – la misma encabezada por Luisa Ortega – le violaron todos sus derechos empezando por el debido proceso y lo recluyeron en la madre de todas las cárceles, La Tumba. Para los que no lo saben, la Tumba es un centro de reclusión que queda cinco pisos bajo tierra. No tiene luz ni ventilación natural. Una luz blanca que permanece prendida las 24 horas del día suple la luz del sol. Un aire acondicionado que permanece prendido a unas temperaturas gélidas suple la ventilación natural. En la Tumba todo es blanco, nunca saben si es de día o es de noche, no los dejan ver televisión u oír la radio, no tienen material de lectura, lo único que pueden hacer es ver como pasan los años y como su salud se deteriora sin recibir ayuda médica hasta que la situación se pone crítica.

Lorent Saleh es uno de cientos de opositores que fueron injustamente acusados por la Fiscal Luisa Ortega cuya única función era servirle de gatillo a Maduro. Sin embargo, durante este tiempo también conoció los esqueletos en el closet de Maduro. Guardó esos esqueletos como un seguro de vida para el día en que tuviera que salir corriendo de Venezuela. Ese día llegó. La exfiscal aterrizó en Colombia con un bulto de acusaciones y pruebas contra Maduro y sus secuaces. Santos, al que a todas luces le apretaron las tuercas desde los Estados Unidos, razón por la cual (en mi opinión) cambió su tono con Maduro, le ofreció asilo a Ortega sin ella haberlo solicitado. De Colombia salió a Brasil donde también le ofrecieron asilo.

Así, como si fuera una debutante, todos quieren con Luisa, pero Luisa aún no se decide con quien irse. Lo más probable es que la propuesta menos atractiva sea la de Santos porque el fantasma de la forma como trató a Lorent Saleh debe rondar en su cabeza.

@ANIABELLO_R

Publicado: agosto 25 de 2017