Análisis de Camilo Rubiano

A menos de veinte días de las elecciones presidenciales, el país sigue discutiendo qué candidato es el que cumple con los requisitos para enfrentar la actual coyuntura por la que atraviesa Colombia. La problemática social, económica y de seguridad, tiene hoy a los colombianos agobiados y expectantes de lo que va a pasar en los próximos cuatro años.

Colombia, requiere de políticas públicas destinadas principalmente a la reactivación económica. El gobierno Santos nos deja un crecimiento amarrado, un desempleo disparado y los mayores indices de corrupción que ha tenido el país .

Frente a esto, uno se pregunta ¿Cómo salir de este problema? Teniendo en cuenta las características de Colombia, el sector que se ha perfilado como uno de los dinamizadores y protagonistas del próximo cuatrienio, sin lugar a dudas será el sector Agropecuario. En este punto, han coincidido economistas, expertos internacionales, el Banco de la República y analistas como por ejemplo, Fedesarrollo. Pero para esto, el próximo gobierno debe concentrar esfuerzos con el fin de construir, una política agropecuaria tendiente al desarrollo del campo y que permita a largo plazo, consolidar al país como una despensa de alimentos en el continente.

Conociendo la importancia del sector agropecuario en el futuro de Colombia, el candidato Iván Duque lanzó la semana pasada  el programa TODOS POR EL CAMPO, con el que busca poner a la vanguardia el sector con acciones concretas y realizables.. Por ejemplo, Duque a lo largo de la campaña, ha expuesto la importancia de invertir en bienes públicos, con el único fin de brindarle mayores herramientas a los productores.

Es por esto, que a través de este programa, Iván Duque como Presidente de Colombia se compromete con el mejoramiento de vivienda rural que necesitan nuestros campesinos. Así mismo, quiere ponerle el ojo a las vías terciarias, Duque sabe que si no hay inversión en ellas, los productores y en general el campo colombiano no podrá ser competitivo al momento de sacar los productos de las fincas.

Pero adicionalmente, él quiere construir varios centros de acopio, porque conoce la falencia que existe en estos casos y que en muchas ocasiones genera especulaciones en el precio de los productos, afectando mayoritariamente al pequeño productor. Pero los bienes públicos, también acarrean una inversión alta, para construir más distritos de riego y lograr trasladar mayor tecnología al campo de Colombia.

Sin lugar a dudas, estas propuestas son las que requiere el sector agropecuario para salir adelante. Los pequeños, medianos y grandes productores del campo, requieren de un gobierno que los tenga en cuenta, para trabajar de la mano con ellos y de esta forma lograr dinamizar la economía del país, desamarrar el crecimiento para que pueda ubicarse en tasas superiores al 4% y lo mas importante, lograr mejorar  la calidad de vida de los colombianos que viven en el campo.

@camilorubianobe

Publicado: mayo 7 de 2018