¨Espero que se haga justicia por mi hija, si no, no valdría la pena tanta prueba y tanta cosa, para que le den 20 o 30 años, no me sirve, tiene que ser la pena máxima que hay en Colombia¨ Juvencio Samboní.

Con la condena de Rafael Uribe Noguera, el país revive a dolorosa tragedia de Yuliana Samboni. Me conmueve escuchar a su padre, con vos nostálgica, pidiendo la máxima pena para el agresor de su hija, como lo he dicho antes, nada podrá devolver la vida de la  menor, sin embargo la justicia será un aliento para su familia. Quizás  para muchos  hoy se hizo justicia, para otros 51 años y 10 meses no es suficiente ante un crimen tan atroz como lo fue la violación y homicidio de la inocente Yuliana Samboni.

Juvencio está en todo  su derecho de aclamar la máxima pena para el responsable del feminicidio de su hija; mismo derecho que hoy le asisten a las padres de las miles de víctimas de las Farc que fueron violadas, torturadas y masacradas durante los más de 50 años de operación del grupo guerrillero.

Para las Farc no serán ni siquiera  20 o 30 años  como temía Juvencio, para las Farc no habrá ni u día de cárcel por delitos de homicidio, acceso carnal violente, secuestro, entre otros tantos. Las Farc  recibirán 0 días de cárcel por sus crímenes, a pesar de que al igual que Uribe Noguera, planeaban y ejecutaban conscientemente  crímenes atroces contra los menores inocentes. Crimenes de lesa humanidad.

Pasan los días y aun no entiendo por qué el rigor por el acceso carnal violento de Uribe Noguera, no se aplica al cometido de manera sistemática por miembros de las Farc. La fiscalía tiene en su poder miles de testimonio de menores que relatan su trágica historia en su paso por las Farc.

¨Me violaron mucha veces, los mandos me violaron desde los 12 hasta mi deserción, a los 17 años¨ Jineth Trujillo, desmovilizada Farc. Jineth al igual que las miles de víctimas de las Farc también esperan justicia, quizás no esperan la máxima pena Colombiana, como lo esperaba Juvencio, pero si esperan que haya un mínimo de justicia ante los crímenes atroces que les degradaron la vida por años.

Sin justicia no hay paz, pensar en todas esas víctimas que nunca obtendrán sanar las heridas de su alma, pensar en esas víctimas que no obtendrá justicia, me hace pensar que nunca habrá paz, si los colombianos no hacemos un alto y exigimos justicia para todos esos crímenes atroces que hoy están a un paso de quedar impunes. Sin justicia no hay tampoco garantías de no repetición, y quedamos ante la incertidumbre frente al peligro que corren todos nuestros niños si se pasa por ignoran los delitos que cometieron

Justicia para todos los violadores, justicia para las víctimas de las Farc, todos los violadores y asesinos de niños deberían pagar cárcel por sus crímenes.

Es inconcebible que una persona que haya cometido un delito tan atroz como el de Uribe Noguera pueda llegar a ocupar una curul en el Congreso sin pagar ni un día de cárcel, es una situación que debería causar sin duda un rechazo generalizado en todos los Colombianos. Sólo imaginen al violador de Jineth Trujillo, que la violó sistemáticamente durante más de 5 años en el Congreso debatiendo sobre una ley de feminicidio, claro sin pagar ni un día de cárcel por su crimen.

Dos víctimas esperando justicia, y dos verdugos con tratamientos diferentes ante los ojos del gobierno. ¿Si usted fuera la víctima de acceso carnal violento por parte de las Farc, estaría de acuerdo con que no paguen ni un día de cárcel? Me atrevería afirmar que NO. La justicia debe ser para todos, de no ser así nunca tendremos paz en Colombia. Hay mínimos frente  a los cuales no podemos ceder, los niños son uno de estos.

Mientras escribía estas lineas, no pude dejar de recordar a todos esos niños que aun continúan reclutados por las Farc, siendo blancos para que sus victimarios sigan atentando contra su integridad. Dios proteja nuestra patria.

@natiibedoya

Publicado: marzo 30 de 2017