El pasado 26 de agosto fue dado a conocer un desgarrador testimonio en virtud del cual una mujer acusaba al terrorista Timochenko de haberla violado sistemáticamente. 

Luz Fary Palomar, reclutada con las Farc cuando era niña, tuvo la valentía de dar su testimonio. Expuso que a la edad de 13 años fue violada por Timochenko y a los 14 años fue ultrajada por el criminal alias “el paisa”. Narró que como consecuencia de las violaciones quedó embarazada y fue obligada a abortar. 

Las revelaciones de la mujer fueron tan estruendosas que incluso llegó a señalar de manera trágica que alias  “el paisa” la obligó a abortar porque había probabilidades que el niño naciera con algún tipo de problema mental. La señora Palomar también expuso que el terrorista  alias “el Paisa” mandó a asesinar a su hermano.

Las revelaciones de la señora Palomar fueron estruendosas y por esa razón llama poderosamente la atención el hecho que la noticia no haya tenido mayor trascendencia. Resulta lamentable como el país ha abandonado a algunas víctimas de las Farc y le rinde pleitesía a aquellos que la violaron y las ultrajaron durante tantos años.

Es lamentable que algunos hayan hecho más escándalo por el nombramiento de Alejandro Ordóñez en la OEA que por las denuncias trágicas por parte de la señora Palomar. Y es que pareciera que el país está volcado en hacer todo lo que las Farc quieran con el único fin de no molestarlos. Pareciera que los ex terroristas de las Farc tienen más derechos que todos los colombianos.

Ojalá algún día las víctimas de las Farc sean respetadas y los criminales de las Farc paguen todo el daño y dolor causado. Es triste ver que situaciones como las señaladas quedan en completa impunidad y que los responsables se pasean por toda Colombia dando lecciones de “moral”.

@josecuellob

Publicado: agosto 30 de 2018