Análisis de Camilo Rubiano Becerra

La semana que pasó, el Consejo Nacional Electoral nos dio la noticia de que las Farc ya cuentan con la personeria jurídica como partido político. Seguidamente a esta lamentable noticia, el comité político de este grupo terrorista, señaló que Rodrigo Londoño alias Timochenko va a ser el candidato a la presidencia y que Iván Márquez y Jesus Santrich encabezarán las listas para el Senado y la Cámara de Representantes, respectivamente. Este cínico anunció, no es más que una burla a las victimas y en general a todos los colombianos.

Recuerdo cuando en el marco de la campaña del plebiscito, un periodista me dijo “que exagerábamos sobre la posibilidad de que Timochenko fuera candidato”. Ahora es una realidad y de nuevo el tiempo tristemente nos da la razón. El mismo presidente Santos, el jefe negociador del gobierno Humberto De La Calle y en general los promotores del acuerdo, nos llamaban mentirosos, amigos de la guerra y por consiguiente enemigos de la paz. Lo cierto de todo, es que los mentirosos, amigos de las Farc y verdaderos enemigos de la paz, son ellos.

Por consiguiente, la situación institucional por la que hoy atraviesa el país, con este tipo de anuncios, es verdaderamente preocupante. El Estado de Derecho está en juego y el valor de la legalidad se está enterrando. La permisividad con la que el gobierno nacional ha actuado es totalmente reprochable. Durante años se les advirtió lo que estaban acordando, se les dijo que  a través de artículos como el 36, el 38, 39 y 60 de los acuerdos de justicia, se les estaba garantizando a los autores de crímenes de lesa humanidad impunidad por un lado, participación política por el otro y para completar la consideración del narcotráfco como delito político para poderse financiar sin ningún problema.

El hecho de que se le permita a una persona, que tiene tres condenas que acumulan más de 134 años de carcel y que sumada con las de sus secuaces que van al Congreso de la Republica, nos daría algo así como 600 años de prision, es algo más que impresentable y abiertamente reprochable por parte de todos los colombianos de bien.

Estos hechos además de ser abiertamente reprochables, son abiertamente inviables desde el punto de vista jurídico. La Fiscal de la Corte Penal Internacional, ha sido clara en señalar que está atenta a lo que va a pasar con los autores de crímenes de lesa humanidad y le recordó al presidente Santos, que Colombia desde el año 1998 hace parte del Estatuto de Roma y que si se llega a incumplir, tendrían la facultad de intervenir en nuestro país.

Sumado a esto, el país no va bien. La situación económica cada día es más complicada, los resultados de este año son supremamente preocupantes. Un lánguido crecimiento que se proyecta en 1.6%, muy por debajo del promedio de la region, una constante disminución en la Inversión Extranjera Directa, que según la CEPAL es la mayor de la region,  una deuda externa que sigue creciendo y un déficit de cuenta corriente que representa un 3.7% del PIB.

Es por esto, que como país no lo podemos permitir y más que nunca debemos estar unidos y decirle al gobierno Santos que no estamos dispuestos a cargar con sus irresponsabilidades y todas las concesiones dadas al grupo terrorista de las Farc y a los que hoy posan de víctimas y no de victimarios, que no vamos a permitir que después de todo el daño que le hicieron al país por más de 50 años, sujetos como Rodrigo Londoño, alias Timochenko pase de asesino a candidato sin ningún problema.

@camilorubianobe

Publicado: noviembre 7 de 2017