No tiene porqué sorprender el apoyo decidido que el jefe de las Farc, el extraditable ‘Timochenko’ le ha hecho de manera pública al senador afín al grupo terrorista, Iván Cepeda.

El maridaje entre ellos no es nuevo. Desde siempre ha existido una coincidencia política entre la guerrilla y los Cepeda. No en vano, uno de los frentes más sanguinarios de las Farc fue bautizado con el nombre del parlamentario, el jefe comunista Manuel Cepeda Vargas.

Durante las conversaciones de La Habana, Cepeda fue uno de los más entusiastas patrocinadores del acuerdo que evidentemente favorecía a los victimarios.

El país no puede olvidar que mientras el senado discutía arbitrariamente el paquete de normas que presentó el gobierno Santos para burlarse del resultado del plebiscito de 2016, Cepeda recibió una llamada -que fue registrada por todos los medios de comunicación- de nadie menos que el narcotraficante ‘Iván Márquez’. Aquello, que debió haber desembocado en una investigación penal, fue soslayado por la justicia que siempre ha sido complaciente -y, porqué no, compinche- con Cepeda Castro.

No es un secreto que las Farc, desde hace más de dos décadas, han intentado acabar con el presidente Álvaro Uribe Vélez. Están ampliamente documentados los atentados terroristas planeados y ejecutados por distintos frentes de la guerrilla en contra de Uribe, desde cuando aquel empezaba su carrera política, siempre observando un discurso de firmeza contra los grupos armados ilegales.

No se equivocan quienes, como el abogado Jaime Lombana, aseguran que detrás de los montajes judiciales en contra del doctor Uribe está Juan Manuel Santos. Es evidente que uno de los puntos negociados en Cuba fue, precisamente, la cabeza del exmandatario colombiano.

Como no pudieron liquidarlo físicamente, pusieron en marcha una operación criminal para llevarlo a la cárcel. Para el cumplimiento de ese propósito, se unieron Santos, las Farc y personas con añejos vínculos con el narcotráfico.

“Iván gracias por existir. Eres de los imprescindibles. Su tenacidad y su ejemplo en la búsqueda de la paz de Colombia ha sido un acicate y un estímulo para quienes estamos en esa brega por la paz. No te amilanes, estamos contigo”.

El mensaje, con una sentida y romántica música de fondo, fue grabado por el narco ‘Timochenko’ y el Iván al que se refiere es, por supuesto, el denominado “joven senador de las Farc”.

Una prueba adicional, de las muchas que hay, del trabajo en llave que hace el oscuro socialcomunismo por acabar con el expresidente Uribe. No vale la pena reclamar una acción de la justicia, porque es sabido que la corte suprema hace parte de esa empresa criminal. Así que solo queda hacer la denuncia y redoblar el esfuerzo político por derrotar democráticamente a esa horda peligrosa que tiene en la mira a Uribe a quien ven como el muro de contención que hasta ahora ha impedido que el ‘socialismo del siglo XXI’ invada -como el cáncer que es- a nuestra República.

@IrreverentesCol

Publicado: marzo 9 de 2021