Se pregunta Castells en su clásico Poder y Comunicación: ¿Qué es el poder? El  poder es el proceso fundamental de la sociedad, puesto que ésta se define en torno a valores e instituciones y lo que se valora e institucionaliza está definido por relaciones de poder. El poder es la capacidad relacional que permite a un actor social influir de forma asimétrica en las decisiones de otros actores sociales de modo que se favorezcan la voluntad, los intereses y los valores del actor que tiene el poder.

El poder se ejerce mediante la coacción (o la posibilidad de ejercerla) y/o mediante la construcción de significado partiendo de los discursos a través de los cuales los actores sociales guían sus acciones.

Las relaciones de poder están enmarcadas por la dominación, que es el poder que reside en las instituciones de la sociedad. La capacidad relacional del poder está condicionada, pero no determinada, por la capacidad estructural de dominación. Las instituciones pueden mantener relaciones de poder que se basan en la dominación que ejercen sobre sus sujetos.

Mientras veía la película The Post con Tom Hanks y Meryl Streep, me acordaba de lo que han sido estos ocho años de Juan Manuel Santos en el poder, porque si hay un legado que deja JMS es sobre cómo la capacidad relacional del poder está condicionada con el fin de influir o de coaccionar a los medios de comunicación.

La situación para los medios de comunicación en general en pleno siglo XXI es crítica. El auge del internet hizo que se desvirtuara la estrategia del negocio a tal punto que la gran prensa ha dejado de un lado la impresión del ejemplar físico para pasar a la impresión digital, vistas, es decir el número de vistas que un medio de comunicación tiene al día.

No es solamente el tema del internet quien tiene en jaque a los medios de comunicación tradicionales. También, lo es su posición editorial que va de la mano con la filosofía del negocio o de la casa editorial.

Bien vale la pena, en este punto, preguntarse si: ¿Los medios de comunicación, la gran prensa colombiana, fue influenciada, coaccionada, por el gobierno de JMS durante sus ocho años de poder?

En este ámbito, se podría decir que el diario El Tiempo, por ejemplo, es uno de esos diarios de comunicación gobiernistas, como diría el ex senador Roberto Gerlein. No importa quién asuma el poder, un diario como El Tiempo siempre estará con el gobierno de turno por aquello de las relaciones de poder que plantea Castells; porque, además, de esa posición editorial depende la pauta estatal la cual ascendió a la no despreciable suma de más de $140.000 millones para el 2017.

Caso contrario de lo acontecido con el Canal RCN Televisión, cuya noticia sobre las pérdidas superiores a los $94.000 millones para el 2017 ha sido debate interno en las escuelas de comunicación teniendo en cuenta si la posición editorial asumida por el Canal RCN TV en torno al proceso de paz del gobierno de JMS tendría alguna incidencia en el resultado final.

La pauta oficial, para el caso colombiano, puede ser superior al 60% de los ingresos. Para un portal como minuto 30 en Medellín la pauta oficial es superior al 90% de sus ingresos.

Por lo tanto, siguiendo la teoría de Castells, nada de raro tendría que JMS ejerciera una coacción a sus allegados con el fin de reducir drásticamente la pauta oficial al Canal RCN TV en todo el entorno estatal por cuenta de su posición frente al proceso de paz; así como Richard Nixon dio la orden para que ningún periodista del Post se acercara a la Casa Blanca una vez desatado el escándalo del informe sobre la guerra de Vietnam publicado primero por The New York Times, luego por el The Post.

Mientras que JMS se pasea a sus anchas por la pasarela mediática halagadora, bobiza, sumisa y pendejiza, para entregar su lacónico legado; los casos de Odebrecht, Isagen, Saludcoop, Reficar y demás en la impunidad total.

Mientras tanto, los señores de las Farc están libres e impunes ante el dolor del pueblo colombiano.

Mientras tanto, más de 20 soldados y policías asesinados en menos de un mes por cuenta del ELN y demás, más de 27 ataques al oleoducto Caño Limón Coveñas por cuenta del ELN.

Tranquilos, lo importante es el proceso de paz.

Muy lejos se encuentra la prensa colombiana, al Post. Por lo menos, de ese Post.

Puntilla: La capacidad relacional de JMS con los medios de comunicación colombianos, un legado bien discutible.

@RaGomezMar

Publicado: marzo 6 de 2018