Ha trascendido que el capturado Federico Gaviria, sin duda uno de los brazos articuladores de la corrupción de Odebrecht, quiere colaborar con la justicia y con la sociedad, contando con lujo de detalles cómo se puso en marcha la operación criminal de esa empresa que, hay que decirlo, logró pervertir a buena parte del Estado colombiano. 

Gaviria ha expresado su interés de contarle a la fiscalía general de la nación todos los detalles de lo ocurrido con Odebrecht. Él, que desde su lujosa oficina en el norte de Bogotá, se dedicó a corromper políticos y a tramitar coimas, es la persona que tiene la información suficiente para que el país conozca la dimensión real del caso Odebrecht. 

En una diligencia en la fiscalía general de la nación, Federico Gaviria confirmó su disposición de revelar los nombres de todos los “funcionarios públicos y políticos que trabajaban con Odebrecht…”.

Igualmente, en su matriz de colaboración, incluyó un capítulo de singular importancia: los nombres de la totalidad de asesores en la sombra que tuvo esa empresa. Como lo han sostenido reiteradamente LOS IRREVERENTES, Odebrecht tenía en su nómina a un nutrido grupo de personas a las que mensualmente les giraba multimillonarios honorarios a cambio de que hicieran lobby ante distintas entidades, o simplemente para que, en el momento que los requirieran, estuvieran dispuestos a hacer la tarea que les fuera encomendada. 

Con la colaboración de Federico Gaviria, se aclarará de una vez por todas, el caso del condenado y extraditado exministro Andrés Felipe Arias, de quien en su momento Otto Bula aseguró que era uno de los beneficiarios de esos pagos realizados por Odebrecht. 

La justicia cojea, pero llega. No es admisible que el grueso de las personas involucradas con la empresa criminal de Odebrecht, sigan impunes. Por el bien de nuestra democracia, todos aquellos que de una u otra forma participaron en ese escándalo, deberán poner la cara y asumir las consecuencias de sus actos. Así mismo, quienes no tuvieron relación ninguna con esos hechos de corrupción, pero que han sido mencionados, tienen todo el derecho de que su buen nombre se mantenga al margen de cualquier controversia.

Lo cierto es que hay muchos involucrados con Odebrecht que tienen mucho por decir y está muy bien que empiecen a hablar. Además de Federico Gaviria, están los corruptos Ñoño Elías y Esteban Moreno. Ellos, poseen la información suficiente, para dilucidar hasta qué punto el expresidente Santos, estaba enterado de la infiltración de dineros de la firma brasilera a sus campañas políticas de 2010 y 2014. 

Nunca es tarde para conocer la verdad. Y le corresponde a la fiscalía general, brindar todas las garantías para que Federico Gaviria confiese y delate a quienes se vieron beneficiados por los dineros inmundos de la corrupción. 

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 14 de 2019