Es legítima la preocupación de la familia y de los amigos del exministro Andrés Felipe Arias, encarcelado en la ciudad de Miami por cuenta de un pedido de extradición que emitió la corte suprema de justicia de Colombia, luego de haberlo condenado a más de 17 años de prisión por el caso de Agro Ingreso Seguro. Pero ello obliga a que se planteen y adopten decisiones sensatas y eficaces. No s este un momento ni una situación para hacer demagogia ni para crear falsas expectativas.

Le recomendamos leer Hechos cumplidos en el caso Arias.

Tan pronto llegó a los Estados Unidos en junio de 2014, el exministro Arias presentó ante el Servicio de Inmigración y Ciudadanía –USCIS por su nombre en inglés- una solicitud de asilo la cual, pasados más de 4 años, no ha sido resuelta.

La solicitud de extradición que pesa en contra de Arias fue emitida por los magistrados de la sala penal de la corte suprema, un par de semanas después de que se emitiera la condena en contra del exfuncionario del gobierno de Álvaro Uribe.

Fuentes consultadas por este portal confirmaron que el proceso de solicitud de extradición se surtió con base en el protocolo establecido. En tal virtud, el operador judicial –la sala penal- le remitió el expediente al juzgado segundo de ejecución de penas de Bogotá con el fin de que se le diera seguimiento a la solicitud de extradición.

Dicho juzgado, desde enero de 2015, estableció contacto con Interpol para efectos de dar con la ubicación del exministro. De acuerdo con la información conocida por LOS IRREVERENTES, en ese juzgado hay 9 comunicaciones remitidas por Interpol, entidad que se abstuvo de librar Circular Roja en contra de Arias, seguramente por el hecho de que él alegó persecución política ante las autoridades de los Estados Unidos.

El caso de Arias no está en manos del gobierno Duque, pues la solicitud de extradición no es del resorte del Ejecutivo. Plantear que la cancillería retire dicha solicitud es un perfecto contrasentido, porque en la práctica el ministerio de Relaciones Exteriores ejerce funciones de mensajería.

En su momento, la corte suprema remitió el pedido de extradición al ministerio de justicia con la respectiva carta rogatoria para que la cancillería colombiana la hiciera llegar al departamento de Estado. Desde ese momento, el reloj comenzó en contra de Arias Leyva quien no alcanzó a resolver su asilo, razón por la que un juez de Miami ordenó su captura.

Ahora, para evitar que él sea enviado a Colombia se requiere poner en marcha soluciones realistas. Es cierto que la justicia estadounidense ya falló en contra del exministro, pero no es menos cierto que al final del día será el gobierno del presidente Trump el que discrecionalmente tomará la decisión definitiva respecto de si accede o no al pedido de la corte suprema colombiana.

No hay que llamarse a engaños: la única entidad que puede retirar el pedido de extradición de Andrés Felipe Arias es la corte suprema de justicia de Colombia, corporación de probado antiuribismo que, por supuesto, no procederá en ese sentido.

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 29 de 2018