Los mexicanos nos están dando, al resto de los latinoamericanos un gran ejemplo de solidaridad y amor por su país.

Es una gran lección ver a cientos de jóvenes, mujeres, adultos y hasta familias con niños pequeños, apoyando a los afectados, repartiendo alimentos – tortas y café -, removiendo escombros, recorriendo las calles buscando a quien y cómo ayudar.

En medio de la tragedia en México, al que camina con casco, otros voluntarios le ofrecen comida y bebida.

Han sido identificadas, hasta el momento, 324 personas fallecidas por el terremoto que el pasado 19 de septiembre, afectó al DF. en México y otras ciudades más pequeñas, de este país. Y los mexicanos se han levantado con una fuerza de admirar, para salir a las calles y ayudar a todos, con un corazón inmenso, y una solidaridad absolutamente conmovedora.

Los mexicanos nos han mostrado, hoy más que nunca, el amor profundo por su país y sus hermanos. Hay tantos afectados que no tienen ni donde pasar la noche, y han encontrado la mano amiga del paisano, extendida para darle cobijo, socorro y protección.

Personas haciendo fila, para entrar por turnos a participar en la remoción de escombros durante periodos de 4 a 5 horas. Son personas del común que se arman de pico y pala, para trabajar en la búsqueda de personas con vida. Inicialmente fue un proceso hasta caótico, por todas las personas alentadas y conmovidas en su deseo de ayudar. Ahora, ya hay una mayor organización por funciones más definidas, dirigidas por la Protección Civil, similar a la Defensa Civil de Colombia, y el Ejercito y la Secretaria de Marina.

Dentro de toda esta conmovedora situación, se encuentran algunos colombianos voluntarios, como ingenieros, miembros de los equipos de bomberos, o como el doctor Mario Tabares, ginecólogo obstetra, de la Fundación Valle de Lili de Cali, Médico de la Universidad del Valle, quien se encuentra cursando en el DF. una supraespecialidad, y ha tenido la vivencia de observar y sentir, junto a los demás colombianos, esta especial situación, en medio del dolor de muchos mexicanos afectados, y de sentir múltiples  emociones, al ver la entrañable solidaridad de los mexicanos.

Toda esa solidaridad en acción, ha llevado a personas de corazón sensible a movilizar diversas donaciones para los afectados mexicanos. Tal es el caso del doctor Tabares, quien junto a la psicóloga Isabela Restrepo, han convocado una gran brigada en Cali, para recolectar ropa de niños, mujeres y hombres; donación que esperan lograr enviar muy pronto a México, con la ayuda de la empresa privada de Colombia.

Todos los colombianos debemos aprender, de esa solidaridad que nos han mostrado con gran patriotismo y heroísmo desde México, no solo para accionarla ante una tragedia producto de un desastre natural, sino para apoyarnos fortalecidos y con sentido de unidad, los unos a los otros, también a diario, dentro de este absorbente, rutinario y tremendo diario vivir, sin que tengamos que esperar a la tragedia para unirnos a defender lo propio, a defender nuestro bien común.

@ForerohElvira

Publicado: septiembre 26 de 2017