En el Foro Económico Mundial 2020, se plantea un nuevo giro “necesario” en la economía de los países, esta vez, centrado en el logro de sociedades 5.0 donde el centro de la discusión es el componente humano, es decir, nos referimos ahora a la pregunta: ¿cómo superar las brechas tecnológicas y de innovación para mejorar las condiciones de vida de los habitantes del planeta? el debate surge de la preocupación futura sobre la sostenibilidad de las economías globales que se enfrentan a cambios tecnológicos. 

Nada más cierto, que pensar los países como fuentes de generación de innovación y desarrollo tecnológico, no obstante, dejamos atrás el viejo sistema de ingresos generados por una estabilidad relativa del mercado laboral y el comportamiento de la demanda, para pasar a un escenario de generación de riqueza a través de la equidad social. 

Resulta, que por largo tiempo (desde 1.776) con la fundamentación económica de la Riqueza de las Naciones, el progreso tecnológico podría tener un efecto más que creciente en el bienestar de los países, permitiendo generar mayor riqueza, esto se dio por medio de la división del trabajo, que condujo a la especialización y más tarde, a una expansión del comercio en términos comparativos, sin embargo, al existir un incremento de la productividad, que aumentara los ingresos nacionales, también existía la posibilidad de una redistribución del ingreso vía la mano invisible del mercado. 

Por largo tiempo hemos visto una teoría económica dividida entre lo que es natural del comportamiento de mercado y aquello que se resume como restricciones de acceso a la población, en un escenario de desigualdades, se establece una amplia brecha entre ricos y pobres, que ha dado, con abundante ventaja un resultado desfavorable para el equilibrio de los mercados debido principalmente al populismo que se cierne sobre la economía nacional. 

En este orden de ideas, el populismo entre brechas hay que eliminarlo, nada se hace con argumentos críticos que destruyen las posibilidades que pueda tener la política para impulsar proyectos de desarrollo basados en la sociedad 5.0. En la frontera que separa al populismo de la realidad económica del país, se halla un escenario que el gobierno del presidente Iván Duque está trabajando para retornar el equilibrio macroeconómico del país. 

Equidad, es el principio sobre el que se fundamenta la política económica del Presidente, en función del robustecimiento de la economía nacional, basado principalmente en innovación y tecnología, lo que genera confianza en el giro hacia el futuro que está dando el país, muestra de ello, es la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (Minciencias) cuyo carácter institucional muestra un amplio portafolio sobre la base de creación, co-creación, transferencia de conocimiento y potencial tecnológico. 

Así las cosas, y aprovechando el reto que se propone desde el Foro Económico Mundial, el gobierno del presidente Iván Duque, desde su inicio, está desarrollando el escenario de nueva economía para la sociedad 5.0, por lo cual, lo que se busca es configurar la economía hacia el robustecimiento de la creación de riqueza, basados en instituciones de ciencia y tecnología que transfieran a la población los conocimientos sobre generación de valor agregado. 

Por supuesto, aquellos que aprovechan el populismo de brecha, no intervienen en los debates de ciencia y tecnología precisamente porque es más barato y además rentable inocular la duda y la incertidumbre entre la población colombiana. Sociedades 5.0 y Foro Económico Mundial son herramientas muy poderosas para la transformación productiva del país. 

@CIROARAMIREZ

Publicado: enero 30 de 2020