Como siempre lo hacen los candidatos neo populistas del socialismo bolivariano del siglo XXI, incluye a Petro Gustavo, con una muestra de cinismo el candidato de la izquierda viene planteando que Colombia debe reemplazar al petróleo quien genera más del 70% de los ingresos por concepto de exportaciones.

Petro, quien es economista, por lo menos es lo que dicen los títulos que posee, plantea que es necesario reemplazar la economía dependiente del petróleo la cual ha generado lo que se conoce como la enfermedad holandesa.

Y, de pronto, como un mago quien saca a un conejo de su sombrero, siempre mirando en lontananza porque socialista que se respete no mira a los ojos de frente, Petro dice que: podemos reemplazar al petróleo por los aguacates Hass que están tan de moda en estos momentos por cuenta de su exitoso proceso de exportación.

Si algo se tiene claro para las próximas elecciones presidenciales es que nos enfrentamos ante tres doctrinas económicas totalmente equidistantes.

Los electores no son bobos, saben lo que está en juego. De hecho, ya lo demostraron en las pasadas para el Congreso de la Republica donde fueron castigados los partidos de la Unidad Nacional, incluido el Partido Conservador.

Nos enfrentamos, entonces, ante tres doctrinas económicas las cuales han producido resultados diferentes en los países donde se han implementado.

Por un lado, el clásico modelo liberal de Adam Smith que ha producido la mayor riqueza en países como Inglaterra, EE.UU; un modelo mixto donde la participación del estado y el libre mercado que también ha generado riqueza como lo es en toda la Unión Europea, Chile, Argentina en algunos períodos, los países nórdicos; vs una doctrina económica que solamente ha producido pobreza por donde pasa como lo ha sido en la antigua U.R.S.S, Cuba, Venezuela, Nicaragua, que representa Petro Gustavo.

Veamos, entonces, que dejó como resultado el modelo económico cuasi socialista de JMS durante sus ocho años de gobierno.

Según Mario Valencia de la revista Dinero: La economía, durante el gobierno de Santos creció 3,8% promedio anual, 0,3 puntos porcentuales más bajo que el promedio de crecimiento de la década anterior.

Entre 2010 y 2017, el pilar fundamental del Producto Interno Bruto del país fue la construcción, 43 %, seguido de la intermediación financiera con 39%. Esto se corrobora cuando se analiza con detenimiento las cuentas nacionales al 2017 donde los establecimientos financieros en el sub total del valor agregado, sin impuestos, representan el 23% del P.I.B mientras que la explotación de minas y canteras apenas el 7%.

Es decir que la economía colombiana presenta una fuerte tendencia, por un lado, a la concentración de la actividad económica de servicios en general entre los que se destacan financieros, servicios comunales, comercio, hoteles, restaurantes, con más del 46% del PIB, sin impuestos, vs el petróleo que genera más del 70% de las exportaciones.

No en vano, el mayor aporte para ese crecimiento del sector de servicios financiero, el Grupo Aval, quien controla cerca de la mitad del mercado – a pesar de la mala hora por la que atraviesa el Dr. Sarmiento en proyectos de gran infraestructura como el puente de Villavivencio, la Ruta del Sol, el expediente de Odebrecht junto con la sorpresiva liquidación de Triplex Pizano donde más de 2.000 empleados perdieron sus empleos ante el silencio de los inocentes y del Mintrabajo-, produjo más de 7 billones de pesos en utilidades al 2017, el solo.

Otro factor para tener en cuenta es que más 70% del PIB es para consumo interno. Es decir que a pesar de los esfuerzos realizados desde la apertura económica de Gaviria, modelo liberal estatista, los índices no han variado. Seguimos exportando lo mismo: petróleo, café, flores; seguimos con las mismas 20 empresas modelo de exportación con el agravante que no logramos generar nuevas empresas por la falta de inversión extranjera la cual llegó a los mismos niveles del 2010, lo que produce un desempleo superior a los dos dígitos.

¿El problema económico de verdad es el petróleo, señor Petro?

El panorama económico para próximo gobierno, cualquiera que sea, será bien complejo por cuenta de los ocho años que nos deja JMS en el poder. Con un ciclo en contracción económica, con la deuda pública más alta de la historia, con un desempleo a dos dígitos, con una inflación que por momentos se parece más a una deflación, lo cual es peor.

Esos, sí son los verdaderos problemas de la economía colombiana.

Pero, lo importante para Petro Gustavo es reemplazar la dependencia del petróleo en las exportaciones por aguacates. ¿No será que Petro Gustavo lo que sufre es de la enfermedad holandesa del Orinoco?

Puntilla: Es descarada la pauta publicitaria de la AGNTV durante los fines de semana, ¿quién controla ese gasto?

@RaGomezMar

Publicado: abril 3 de 2018