“Si algo puede salir mal, saldrá mal” Ley de Murphy

Y fue lo que sucedió en el acuerdo con las Farc. El talón de Aquiles es el punto que se refiere a la solución del problema de los cultivos ilícitos, el más inteligentemente negociado por la guerrilla y el peor por el gobierno. Las Farc obtuvieron en este punto concesiones clave: la prohibición del uso del Glifosato y la fumigación aérea; la obligación del gobierno de negociar la sustitución voluntaria de los cultivos con las comunidades y la erradicación manual; denominar los cultivos como de uso ilícito en lugar de ilícitos, fue distractor elemental, y la tapa, declarar el narcotráfico como delito conexo para disipar cualquier penalidad. 

Los resultados están a la vista, multiplicación exponencial del área cultivada, vinculación en el tráfico de drogas ilícitas después de la firma de los acuerdos, de guerrilleros que participaron activamente en las negociaciones como el señor “Santrich”, ahora protegido de la extradición por la JEP. La duda que genera la desaparición misteriosa del jefe negociador de las Farc “Iván Márquez” y otros comandantes que aparentemente tomaron las de Villadiego: “El Paisa”, “Romaña”, “Fabián Ramírez”, “El Loco Iván”, “El Zarco Aldinever” y “Albeiro Córdoba”, recientemente denunciados por la ONU, el Procurador y el Fiscal General.

Esta situación despierta muchas dudas sobre la voluntad de las Farc de abandonar su vinculación con el narcotráfico, gran generador de violencia y de la realidad de que las disidencias realmente lo sean. Ponen a trastabillar un proceso de paz que logró incorporar a nuestra Constitución trescientas doce páginas enmarañadas de texto distractor, mal redactadas, para favorecer al 0.0136% de la población.

El narcotráfico les permite financiar la nueva estructura de las Farc-ep que vienen comentando los medios: Nuevo jefe pluma blanca “Iván Márquez”; comandante militar, “El Paisa”; miembros del nuevo secretariado: “Gentil Duarte”, “Rodrigo Cadete”, “Jorge 40” y otros de cuarta y quita generación para una cúpula y comandancia joven y renovada y un brazo armado que arranca con mil quinientos combatientes de las disidencias. 

Entre bambalinas tienen fuertes defensores además de su propio tribunal de justicia, JEP, la Corte Constitucional y el Consejo de Estado que con sus recientes fallos los apoyan; la Comisión de La Verdad también creada a su amaño y presidida por el cura De Roux admirador de vieja data de los grupos guerrilleros.

Como si esto fuera poco, ya deben estar montándose sus treinta y pico emisoras, cuentan con el apoyo bajo cuerda de diez congresistas y no sabemos, dependiendo de cómo se reglamente, si contarán con las dieciséis curules propuestas por Roy Barreras apoyadas en el congreso.

La Izquierda entra fortalecida para las elecciones de gobernadores y alcaldes de 2019. Tamaño reto tiene el presidente, solo un gobierno excepcional, como el que esperamos, permitirá la resurrección de Colombia, pero para lograrlo necesita el apoyo irrestricto de todos los patriotas de bien.  

El rincón de Dios

“Nada que entra de afuera puede manchar al hombre”. Es el corazón humano que, vacío de Dios y poco dócil a su palabra, produce todo tipo de maldad.

@rafuribe

Publicado: septiembre 13 de 2018