El lema del gobierno nacional “paz, seguridad y educación” se queda en ese sueño utópico que solo ven con buenos ojos los funcionarios, allegados, y beneficiados por el peor gobierno de los últimos tiempos. 

Juan Manuel Santos dilapidó la palabra paz, la volvió su consigna de batalla o más aun su caballo de batalla para ganar las elecciones, pero lo único que logró en Colombia es que le tuviéramos asco y repudio a una palabra que nos transmitía lo mejor.

Este gobierno ha sido el que ha tenido los mayores índices de inseguridad en todo el país, pese a que se supone que teníamos un proceso de paz con el que llegaría el orden y la autoridad a las regiones más no fue así, solo logró que se crearan más bandas emergentes, que las guerrillas terroristas se expandieran por todo el territorio, y lograran que la inseguridad en Colombia fuera rampante.

En el tema de educación el gobierno ataco la inocencia de nuestros niños, puso una ministra que en vez de buscar educación para los más indefensos, aquellos que quieren educarse, solo impuso su ideología, la ideología de género, acabo con la fe de los colombianos en la educación pública, creo un siniestro monstruo que pretende acabar con la niñez.

Este es el gobierno de las malas cifras, de los malos comportamientos es el gobierno que nos enseñó que no se debe hacer, y lo que debemos enfáticamente rechazar.

Es el país que logro revertir todos los avances que habíamos tenido en tiempos pasados y en mejores gobiernos, logro que el colombiano solo sienta odio.

Pero también logro algo bueno, y es que en el 2018 veremos con gusto su salida por la puerta de atrás, con la entrada de un grande al palacio de Nariño.

Este mal y rechazable gobierno logró que podamos decir que vivimos en un país sin paz, sin seguridad y sin educación.

@SdrodriguezT

Publicado: junio 3 de 2017