El corrupto senador Armando Benedetti, en la mira de la justicia por su participación decidida en la empresa criminal de las interceptaciones ilegales, ha adoptado como camino de defensa el mentir y difundir informaciones falsas con las que pretende desacreditar la investigación que adelanta la fiscalía general de la nación.

Todos los cómplices de Benedetti –con excepción del español Eneko Laiz- han sido capturados; muchos de ellos, como el coronel Salinas y el cabecilla de la banda, el ingeniero Juan Carlos Madero, lo han delatado.

La última captura, ocurrió el pasado fin de semana cuando las autoridades aprehendieron a Diego Mauricio Rayo, señalado de ser el enlace entre Benedetti y la banda de chuzadores. Ha trascendido que Rayo, que es funcionario de la rama judicial, también trabajó en la sala penal de la corte suprema de justicia, esa misma célula que se ha encargado de engavetar descaradamente todas las investigaciones que se adelantan contra Armando Benedetti Villaneda.

Acosado, con el agua al cuello y consciente de que esta vez no podrá salirse con la suya, Benedetti se ha encargado de enviar mensajes amenazantes contra el fiscal, Néstor Humberto Martínez. Así mismo, se ha unido a la campaña de desprestigio que puso en marcha contra el fiscal, el prófugo empresario Carlos Mattos.

Benedetti ha dicho que Néstor Humberto Martínez fue abogado de Mattos en el pleito contra Hyundai y que por eso el hoy fiscal participó en el soborno al juez sexto civil, hecho por el que Mattos y su círculo inmediato –entre ellos su estratega, Alex Vernot- están en medio de un proceso penal.

La afirmación de Benedetti es totalmente falsa. LOS IRREVERENTES pudieron establecer que la firma de abogados de Néstor Humberto Martínez se abstuvo de asesorar jurídicamente a Mattos en el caso Hyundai por existir un conflicto de intereses. En efecto, dicha firma está asociada con la gigante DLA Piper –una de las oficinas legales más grandes del planeta-. Uno de los clientes corporativos más importantes que tiene DLA Piper es, precisamente, Hyundai.

Así, Néstor Humberto Martínez, como asociado de DLA Piper no podía participar en ninguna etapa del litigio de Mattos contra Hyundai.

Aquello demuestra que tanto Mattos como Benedetti se han unido con el propósito criminal de enlodar al fiscal general que se atrevió a investigar sus actos de corrupción. Mientras Mattos sigue huyendo de la justicia, Benedetti trata de desacreditar la sólida investigación que hay en su contra y que demuestra que él efectivamente fue uno de los grandes beneficiarios de la red de interceptaciones ilegales.

De hecho, en una de las últimas audiencias, Daniel Hernández, fiscal que lidera esa investigación aseguró que uno de los objetivos de quienes adelataban las interceptaciones ilegales ordenadas por Benedetti era el de conseguir copia de los chats que el abogado Jaime Lombana sostuvo con sus colegas Jaime Granados e Iván Cancino, este último columnista y abogado de LOS IRREVERENTES.

Resulta sumamente delicado que Benedetti haya intentado violentar los secretos profesionales de 3 de los más prestigiosos abogados de nuestro país, además de haber ordenado conseguir copias de las conversaciones privadas del fiscal general de la nación y de su señora esposa.

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 2 de 2018