Pasan los días, y la situación judicial de mis compañeros en el gobierno de Álvaro Uribe, Andrés Arias, Diego Palacio, Sabas Pretelt y María del Pilar Hurtado en vez de mejorar, parecería empeorar.

Absolutamente todo lo que han solicitado a esta justicia corrupta y que no tiene compasión, ha sido en vano.

A Diego Palacio le acaban de negar una tutela que lo dejaría al menos, con detención domiciliaria. Pero, no, aún conservamos magistrados aliados con el cartel de la toga, que se dió el lujo de condenarlo sin aceptar sus pruebas o testigos, y además que nada hicieron con la grabación, en donde el jefe del cartel de la toga, Expresidente de la Corte Suprema de Justicia, José Leonidas Bustos, claramente decía que el juicio de Diego Palacios era político y por lo tanto era necesario la unamimidad de la sala. No se robó un peso y no ha matado.

En el caso de Andrés Felipe no se cansaron de vilipendiarlo, si no que desde que se fue a Estados Unidos, con el visto bueno de ese gobierno, alegando claramente una persecución política, han hecho todo para devolverlo a Colombia, llenando de información inexacta a las autoridades judiciales de ese país. Quiero recordarles que en su caso tampoco se aceptaron pruebas ni testigos y se violó flagrantemente el debido proceso.

Hoy Andrés Arias vuelve a estar detenido en una cárcel mientras le definen su situación. Les recuerdo que no se robó un peso y no ha asesinado.

A SabasPretelt lo tienen detenido en Cartagena y jamás han escuchado sus motivos tampoco. No se robó un peso y no ha asesinado.

Esto es lo que yo llamo el cartel de la toga en toda su extensión.

Para suerte de muchos Colombianos que serán juzgados en el futuro, este malvado cartel parece estarse al menos deteriorando por cuenta de quienes, tuvieron el valor de denunciarlo, porque las extorsiones a que eran sometidos eran imposibles de pagar. Ojalá esto se aclare y se actúe con verdadera justicia, apegada a la ley.

Mientras, los narcoterroristas de las Farc y sus secuaces andan sueltos de madrina por todo el país, adoctrinando como si sus delitos de lesa humanidad fueran un juego de niños.

Mis compañeros en cambio, cuando recuperen su libertad, tendrán que dedicarse a mostrarles al mundo que son inocentes. El mundo en cambio, se tendrá que dedicar a mostrar que los de las Farc son culpables.

Dios proteja a Colombia de lo que se le viene, Narcoterroristas de candidatos a la Presidencia y en el Congreso, por ser lo que son y el resto de Colombianos viendo a ver cómo se defienden de las infamias para mostrar su inocencia.

P.D.  Se siente el vacío de la partida de Fabio Echeverri. Se nos fue sin permiso.

@AliciaArango

Publicado: noviembre 8 de 2017