El Coronel Hernán Mejía Gutiérrez será siempre héroe, sin importar con cuantos titulares de prensa o portadas de revistas quieran manchar la honra y el honor del mejor soldado de América.

Para explicar mejor el porqué de esta afirmación, debemos contar acerca de quién es el Coronel al que el Tribunal Superior de Bogotá le ha negado el subrogado penal de la libertad condicional.

Hernán Mejía Gutiérrez se incorporó a las filas del glorioso Ejército de Colombia teniendo tan sólo 16 años de edad, no tardó mucho en demostrar de qué material estaba hecho, siempre fue el primero de su curso. Tenía 22 años y la historia ya lo llamaba para que se inmortalizara en sus páginas; cuando transcurría el mes de noviembre de 1985 el M-19 en asocio con Pablo Escobar se tomó por asalto el Palacio de Justicia, un grupo de valientes hombres del Ejército actuó de forma contundente para retomar el orden que se había perdido por cuenta de los terroristas. Entre ellos se encontraba el joven Subteniente, que con gallardía logró sacar vivo de entre esa lluvia de ráfagas de fusil y metralla al magistrado Humberto Murcia Ballén, luego de esta hazaña continuó sin desdén combatiendo a los guerrilleros, que seguramente estimulados por el producto que su socio Escobar comercializaba, no dejaban de disparar, cinco de estos tiros encontraron como blanco al Coronel Mejía, a quien le hirieron su cuerpo pero le engrandecieron su alma.

El pundonor de este oficial ademas de historias épicas como la de la retoma del Palacio de Justicia, también se ve en su pecho, el cual esta colmado de un centenar de condecoraciones que ningún otro de sus compañeros ha podido lograr. Más de 30 páginas de logros militares componen la hoja de vida del Coronel Mejía Gutiérrez.

El 8 de agosto de 2002, un día después de la posesión del presidente Álvaro Uribe Vélez, fiel a su estilo de enfrentar los problemas de manera personal, el presidente viajó con su gabinete ministerial a uno de los departamentos en los cuales el terrorismo más se había ensañado: el César, allí fue recibido por el Coronel Mejía y bajo las directrices de la seguridad democrática el Coronel inició otra retoma, esta vez la del departamento cuna de acordeones.

En octubre de ese mismo año, el Ejército dio uno de sus más categóricos golpes a la criminalidad abatiendo a 19 guerrilleros, esta acción se llevó a cabo bajo las ordenes del Coronel Mejía. Pero años más tarde un falso testigo quiso salir a desacreditar la gesta que el Coronel había logrado en el departamento de César; habrá que recordar que a la salida de este oficial de Valledupar, sus pobladores se abultaron sobre las calles de la ciudad para despedirlo con lagrimas en sus ojos y con pañuelos blancos mientras vitoreaban su nombre en son de agradecimiento por haberle devuelto la paz a la región.

Ese falso testigo es un Sargento del Ejército que fue descubierto en flagrancia por el propio Coronel Mejía cuando del Batallón La Popa hurtaba armamento y munición para luego ir a venderle a las Farc y a las Autodefensas, por estos delitos fue condenado y luego de fugarse aseguró que era militante del bloque centauros de las Autodefensas, con el propósito de acceder a los beneficios del programa de protección de testigos, donde sin fundamento inventó la historia de los supuestos vínculos del Coronel Mejía con alias “Jorge 40” y alias “39”, es tan falso esto que fue el Coronel Mejía quien combatió como nadie a “Jorge 40” y dio de baja a alias “39”.

Según el propio Coronel del Ejército durante su periodo en inteligencia descubrió que las decisiones de las Farc no se tomaban desde lo profundo de la selva, sino desde la capital de la república, ya que esta guerrilla se había infiltrado hacía más de dos décadas en la sociedad colombiana, accediendo de esta forma a los círculos políticos, empresariales, el clero y hasta en las propias Fuerzas Militares. Fue Juan Manuel Santos quien como Ministro de la Defensa decidió junto con el General Padilla de León que había que relevar a Mejía de su cargo. Afirma el Coronel detenido que detrás de este complot estuvo el entonces Viceministro de los Derechos Humanos Sergio Jaramillo.

Mientras el Coronel Mejía está preso ustedes ya saben donde esta Santos y Jaramillo, saquen sus propias conclusiones. Pero mientras la JEP niega la libertad condicional de un héroe de la patria se la concede a los peores masacrados de la historia, este es un mundo al revés.

Señor Coronel, los colombianos sabemos de su inocencia, estas injusticias orquestadas por la concupiscencia del terrorismo y su alcahuetes tendrá fin más temprano que tarde y muchos que como usted anhelamos una patria libre de impunidad podremos decir que estamos del lado correcto de la historia.

@MiguelCetinaC

Publicado: julio 5 de 2017