Quiero empezar reconociendo con orgullo  mi voto por el “NO” y de paso a reconocer su victoria, ya que hay sectores de este gobierno que no quieren reconocerla. También reconozco que fue uno de los votos mas difíciles de mi vida, porque ese día tenía en brazos a mi hija y sabía que con mi voto la liberaría o la condenaría a una paz hecha con lo poco que dejaron de constitución.

Cuando tomé el bolígrafo con mi mano automáticamente mi mente retrocedió unos días y recordé la fuente de insultos por parte de los promotores del “SÍ” los promotores de la paz (paraco, loco, guerrerista, bruto, animal, solapado, vendido, mentiroso, ignorante) y automáticamente  aterrado de pensar que esa fuera la paz que nos esperaría voté por el “NO”. Es imposible comprender que los amigos de la “paz” no tengan un poquito de espacio en su cerebro si es que lo tienen, para comprender que todos los seres humanos tenemos derecho a tener diferentes puntos de vista y eso no nos hace ni mejores ni peores personas.

Este gobierno logró dividir regiones , ciudades , municipios , pueblos , barrios y hasta familias.

Este gobierno fue capaz de hacer cualquier cosa para tratar de implementar una paz que venía enferma, una paz que parecía hecha por los enemigos de la patria y no por un gobierno que nos quiere sacar adelante. Y cuando pensábamos que todo estaba perdido, que no tendríamos salida alguna, apareció el expresidente Álvaro Uribe Vélez con sus alfiles y una vez más, nos abrió los ojos, prendió las alarmas del peligro de estos acuerdos y nos mostró el camino que debíamos tomar con argumentos válidos y sostenibles para enfrentar los insultos guerreristas del “SÍ”. Logró una verdadera unión, lo que no pudo lograr este gobierno con la paz, una palabra que les quedó grande. Mientras el gobierno dividía, Álvaro Uribe unía y fue así como logró vencer la maquinaria del gobierno.

Llevamos mas de quince días del triunfo del “NO”, un triunfo que según los expertos nos uniría como país en torno a una verdadera paz, una paz completa donde quepamos todos, pero a la fecha nada cambia, seguimos aguantando los insultos y ataques de los amigos de la paz que tanto predican pero poco aplican, mucha bandera blanca pero la lengua negra.

Por mi parte seguiré orgulloso de mi voto por el “NO”, orgulloso de mi partido Centro Democrático, orgulloso de ser uribista, seguiré aguantando insultos de paz y espero mi familia que hoy me pone a un lado por defender a mi patria de un mal acuerdo votando por el “NO”, me agradezca algún día por querer un mejor acuerdo de paz que sí es posible o por lo menos un acuerdo donde los malos paguen sus condenas y los bueno dejemos de aguantar tanto insulto .

“Fuera el castro chavismo”

 

@nicolasgalindo_